Emocionante: Vive en rancho y ganó una casa en un bingo

Nacional 19 de febrero de 2019 Por
Cuida ancianas y trabaja como empleada doméstica.
casa de campo

Vivo en un ranchito hecho de nylon, picanas y chapas, está en Barrio Belén Reconquista al fondo, vivo con mi pareja, vivimos de las changas que hacemos. Trabajamos los dos, soy una mujer que no me quedo con las manos cruzadas. Yo cuido abuelitas a la noche, por ahí me voy a hacer limpieza.

Primera visita a su nuevo hogar

“Hermosa casa, hoy abrimos el portón mirábamos por el vidrio, queríamos ver que había adentro, espiamos por el tapial también”, contó Susana Martínez. Reveló que su sueño era ganar un auto, venderlo y con eso hacerse una casita, pero… “Dios me dio más de lo que yo pedía”.

Reveló que no pudo asistir al sorteo del Bingo porque esa noche del sábado 16 de febrero de 2019 le tocó trabajar cuidando una anciana, la radio no agarraba la emisora y no quería quedar hasta tarde, “entonces le dije a la abuela vamos a dormir nomás, que sea los que dios quiera”.

La anciana le dijo que la veía nerviosa y se ofreció a curarla del ojeo, pero ella por dentro estaba impaciente pensando en el bingo, y se fueron a dormir. Entonces la anfitriona le dijo: “dormí tranquila que mañana a la mañana te van a venir al golpear para avisarte que sacaste la casa. Yo sonreí nomás”. Y así fue.

Al otro día temprano llegaron su pareja con su hijo, la felicitaron por ganar la casa y ella “no entraba en razón”. Tenían miedo que se descomponga y al respecto ella contó: “¿¡Qué me voy a descomponer si no entraba en razón!”.  Riendo recordó la anécdota en ReconquistaHOY. Luego “me senté a tomar mate en la casa de la abuela, me puse a llorar hasta que vino mi hijo, me dolían los ojos de tanto llorar, vino mi hijo y de vuelta a llorar. Acá en mi casa me esperaban los otros hijos”, todos lloraban. Riendo dijo que le pareció que la única que no sabía que ganó era ella.

No recuerda quién le vendió el bingo que pagó en cuotas. Si lo que le dijo para convencerla: le recordó que en 2018 estuvo a un número de ganar la lancha y que ahora iba a ganar, que lo ponga a su nombre, no como el año pasado que lo puso a nombre de su pareja.

“Cuando me llegó la noticia no lo creía, pensé que era una broma, después tuve que reaccionar, me llevaron a mostrar la casa, ahora sí creo que es cierto.”

Me prendí por la reja, me sacaron una foto, no podía creer pero es la realidad, es el segundo año que venía comprando el Bingo”,  contó.

Se rió por la foto que le sacaron posando frente a su nueva casa como si fuera una modelo. “Me falta hacer un poco más de gimnasia”, bromeó. Y ya le avisó al presidente del Club Adelante que ahora comprará el bingo que sorteará el año que viene porque a ese garaje le está faltando un auto.

Diario Primicia

Redacción

Te puede interesar