馃敺 No lo dejaron entrar a la provincia y camin贸 5 kil贸metros con su hija en brazos

Nacional 20 de noviembre de 2020 Por Diario Primicia
La peque帽a de 12 a帽os es paciente oncol贸gica y la hab铆an llevado a hacerse un tratamiento a Tucum谩n. Le impidieron el paso por las restricciones por la pandemia. Mira el v铆deo.
caminando-nena-enferma

Un hombre caminó cinco kilómetros con su hija de 12 años en brazos luego de que efectivos policiales les negaran el ingreso a la provincia de Santiago del Estero debido a las restricciones impuestas por la pandemia. La familia volvía de acompañar a la pequeña a una consulta médica en Tucumán, donde recibe un tratamiento contra el cáncer.

El dramático incidente ocurrió en el límite entre Tucumán y Santiago del Estero. La nena, Milagros Abigail Jiménez, es paciente oncológica y, aunque es santiagueña, se atiende en el Hospital de Niños de Tucumán. Los policías apostados en el puesto de control limítrofe ubicado en Las Termas le requirió a la familia una autorización del Comité de Emergencia para entrar a la provincia.

“Paso siempre, no me podés hacer esto”, le pidió el padre de Milagros al efectivo policial que le impidió el paso. La situación quedó grabada en video. En las imágenes se puede ver como el padre alza a la pequeña, que que lloraba desconsoladamente, y se la lleva en brazos, abandonando el auto en el control fronterizo.



Carmen, mamá de Milagros, contó que llegaron a Tucumán a las 8, fueron al centro de salud y más tarde, a la Terminal donde les tomaron los datos. “Luego pagamos el peaje y cuando quisimos entrar a Las Termas, el oficial nos pedía un pase de emergencia. Mi hija lloraba y estaba con un shock de nervios”, relató la mujer a La Gaceta.

“Solo le pedía (al policía) que nos dejara ingresar porque ya hacía bastante calor y encima estaba lleno de moscas e insectos”, contó y agregó que tenían miedo de que a la nena se le infectara una herida que tenía en la pierna. Ante la angustia de Milagros, el padre decidió abandonar el auto, tomar a su hija en brazos e ingresar a pie a la provincia.

“No tenés corazón, hermano”, le gritaba la mamá de la nena a los policías. La familia caminó cinco kilómetros, hasta que un funcionario municipal los vio y los llevó hasta su casa. “Fue un dolor muy grande ver a Milagros cómo lloraba y que la policía no tenga nada de piedad”, lamentó Carmen, quien relató que, más tarde, cuatro patrulleros fueron hasta su casa para notificarlos de que debían hacer cuarentena por 15 días.

“¡Están locos!”, exclamó la mujer, quien destacó que su hija es ·una paciente de riesgo” y criticó duramente que no les hayan permitido ingresar a la provincia, pese al delicado estado en el que se encontraba la nena en ese momento. “Ahora está en crisis, con sus dolores. Cada vez que se despierta, lo único que dice es: ‘Ese policía malo, mamá, que no me deja pasar para ir a mi casa’”, reveló sin poder ocultar su indignación y dolor la mamá. 

Diario Primicia

Redacci贸n

Bolet铆n de noticias