🔷 Rutas Santafesinas: Hallan casi 200 kilos de marihuana en encomiendas durante el mes de Octubre

Provincial 26 de octubre de 2020 Por Diario Primicia
En diversos operativos Gendarmería también interceptó más de 300 kilos de hojas de coca. En general tienen como destino la provincia de Buenos Aires.
droga-ctes-2
Imagen Ilustrativa

Algo está pasando en el mercado de la droga de Rosario, o para ser más precisos, en cómo llega la marihuana a la ciudad y también al Gran Buenos Aires, dos de los grandes mercados consumidores del país. Desde que comenzó octubre, en distintos operativos de Gendarmería desplegados en la provincia se interceptaron encomiendas con unos 316 kilos de hojas de coca provenientes de las provincias de Salta y Jujuy, y casi 200 kilos de marihuana compactada que habían sido enviadas desde Misiones y Corrientes. La mayoría de esos paquetes iban a Buenos Aires, pero parte también quedó en la ciudad.

El comandante general Alejandro Enrique Lema, quien desde enero está a cargo de la Región II de Gendarmería Nacional, con jurisdicción en las provincias de Santa Fe y Entre Ríos, dijo a este diario que el incremento en la detección de narcoencomiendas se debe fundamentalmente a “una profudización del trabajo en el territorio pero también a que por la situación desatada por la pandemia de Covid-19 hay menos tránsito de vehículos particulares por las restricciones que hay en algunas provincias y eso lleva a que los envíos se hagan por empresas de transporte, lo que permite un mayor control de las cargas que circulan por la región”; y que dentro de los grandes centros urbanos “eso se ve reflejado en la falta de drogas, sin que por ello disminuya el consumo que se abastece mediante deliverys de distinto tipo”.

“Se está trabajando con las fuerzas de seguridad provinciales y otras fuerzas federales con presencia en la zona, lo que hace más productiva la tarea ya que el mapa de calor que construyen los organismos de investigación de Santa Fe nos permite a través de la central OJO detectar los lugares donde realizar procedimientos conjuntos o por separado”, agregó el responsable local de Gendarmería.

Sobre el tema de las narcoencomiendas, Lema dijo que “la mayoría de la mercadería interceptada tiene por destino la provincia de Buenos Aires, aunque algo siempre queda en Rosario”, y agregó que “una vez que la encomienda es detectada, se depende de la decisión del juzgado federal en turno para saber si la misma es secuestrada o se la deja seguir en camino hasta el punto de llegada para dar con quienes son los receptores de la misma y así lograr desarticular todo el recorrido de la droga”.

En ese sentido, el comandante Lema explicó que “desde el Ministerio de Seguridad de la Nación se está trabajando con el Correo Argentino para detectar también el origen de las encomiendas, el contenido de las mismas a través de la incorporación de tecnología, y buscar la manera de dar con quienes despachan la droga”.

En el camino

Durante octubre se registró una saga de operativos de Gendarmería que dejó al descubierto el despacho de narcoencomiendas que pasan por Rosario. El primero se registró el 3 de octubre en el peaje de la autopista Rosario-Buenos Aires, a la altura de General Lagos, cuando los gendarmes de la Sección Seguridad Vial de Arroyo Seco dependiente del Escuadrón 46 Rosario-Victoria detuvieron el paso de un vehículo que había partido desde Misiones y tenía por destino Buenos Aires transportando encomiendas.

Al ser revisada la carga, los uniformados hallaron un paquete envuelto en papel de aluminio y 18 ladrillos envueltos en cinta de embalar. Todos contenían picadura de marihuana por un peso total de 13,760 kilos que quedaron a disposición de la Justicia federal de Rosario. En tanto, el chofer quedó bajo investigación ya que la encomienda en cuestión estaba cerrada y su carta de porte obviamente no acreditaba el contenido de la misma.

Tres días después, pero en el peaje de la autopista Rosario-Santa Fe que se erige a la altura de la localidad de La Ribera, fueron incautados 16 bultos cargados con 25 kilos de hojas de coca que provenían de la localidad salteña de Salvador Mazza con destino a Buenos Aires.

Y un día más tarde, nuevamente en el peaje de General Lagos, los gendarmes secuestraron 35 encomiendas que contenían 66 kilos de hojas de coca despachados en Jujuy y con el mismo punto de destino.

El 9 de octubre la situación volvió a repetirse en el mismo puesto de control de la autopista a Buenos Aires. En la caja de un vehículo de carga interceptado se halló una encomienda despachada en la provincia de Corrientes en la que había cuatro paquetes rectangulares de picadura de marihuana que pesaron 4,142 kilos.

Y el jueves 15, en el mismo sitio de control, los gendarmes secuestraron otra encomienda que contenía un poco más de 20 kilos de marihuana compactada en ladrillos y que habían sido enviados desde Misiones.

Por otro lado personal de la sección Seguridad Vial Carcarañá que depende del Escuadron 46 Rosario-Victoria, detuvo a distintos camiones de cargas generales en distintos controles de rutas que llegan a la ciudad y secuestraron “hojas de coca en estado natural por un peso de 250 kilos” datadas en domicilios de las provincias de Salta y Jujuy. En este caso se puso los secuestrado a disposición del Juzgado Federal 3 de Rosario.

Por último, el 16 de octubre en el peaje de General Lagos hubo un nuevo secuestro de narcoencomiendas cuando los gendarmes incautaron de un camión 23 paquetes conteniendo poco más de 20 kilos de marihuana prensada que habían sido despachadas en Misiones y tenían por destino Buenos Aires.

En cuanto al trabajo urbano que destacó el comandante Lema, el personal del escuadrón Santa Fe Uno de Gendarmería que patrullaba el asentamiento El Eucaliptal, en Villa Gobernador Gálvez, detuvo el 15 de octubre a un hombre que estaba parado en el ingreso a uno de los pasillos del lugar y que intentó huir dejando tras de sí una bolsa de nailon en donde se hallaron más de 100 envoltorios de cocaína preparados para su comercialización, varias pastillas de Rivotril y una considerable suma de dinero en efectivo.

Reinvención

La modalidad del envío de estupefacientes por encomiendas no es una novedad. El 21 de septiembre pasado el juez federal de Reconquista, Aldo Alurralde, dictó el procesamiento para José Daniel Domínguez y Wilfredo Miguel Bareiro Villasanti, quienes formaban parte de una organización que trasladó cinco encomiendas con más de 30 kilos de marihuana y que fueron despachadas en Corrientes con destino una sucursal del Correo Argentino de Comodoro Py, en el barrio porteño de Retiro. Ambos fueron acusados por el delito de “transporte de estupefacientes” y además se les trabó un embargo, a cada uno, hasta cubrir una suma de 200 mil pesos.

Las encomiendas habían sido incautadas el 26 de agosto pasado en un procedimiento de Gendarmería en la ruta Nacional 11 y el magistrado dispuso sustituir el estupefaciente por otro de simulación para realizar una entrega vigilada en destino donde fueron detenidos los nexos de la banda.

El juez Alurralde destacó que este tipo de envío se acrecentaron durante el período de la cuarentena de Covid-19. “En la tarea de reinventarse en el delito, quienes se dedican a esta actividad ilícita han encontrado en el envío de encomiendas generalmente por Correo Argentino una oportunidad para continuar con la misma ya que, como es de suponer, no hay tráfico de estupefaciente sin transporte del mismo”, destacó entonces el magistrado.

Fuente: La Capital

Diario Primicia

Redacción

Boletín de noticias