Atlético festejó su triunfo

Deportes 06 de octubre de 2014 Por
La Crema venció a Racing en un vibrante partido jugado bajo la lluvia en Avellaneda

Una vieja verdad del fútbol sostiene que los goles que no se hacen en el arco rival terminan sufriéndose en el propio. Así le pasó a Racing en la noche del domingo: tuvo no menos de 8 situaciones netas de gol, el palo le negó el gol en cuatro oportunidades, Conde le tapó chances de mano a mano a Bou, a Milito, a Centurión. Y Atlético, que nunca se resignó a defenderse, que fue a buscarlo siempre que pudo, que también se encontró con un travesaño que le impidió el gol a Federico González en el comienzo del partido, este Atlético en estado de gracia lo embocó en el final. Víttor a los 37' a a salida de un tiro libre, y Pol Fernández a los 42', aprovechando un quedo de la defensa racinguista tras un cabezazo de Fede González -también a la salida de una pelota parada, en este caso un córner- le dieron un festejadísimo triunfo a Atlético. 

El partido se jugó en una cancha muy difícil, debido a la intensa lluvia que durante gran parte del día cayó en Avellaneda, y que también se hizo sentir en todo el partido. Racing, que venía de dos victorias consecutivas como visitante, ante Boca y goleada ante Belgrano, salió a comerse crudo a Atlético. Lo arrinconó, le ahogó la salida, lo lastimó por los costados con las subidas de Centurión y Acuña, y le tiró toda la chapa encima. 
 
Le duró cinco minutos el envión. Atlético se paró unos metros más adelante, y con el manejo de un inspirado Yimi Rodríguez -jugó su mejor partido de la temporada y el mejor con la camiseta de Atlético, sin dudas- también se le animó a Racing. 
 
El partido se hizo entretenido, de ida y vuelta. Acuña remató desde afuera y Conde, con las uñas de su mano derecha, alcanzó a desviar para que la pelota rebotara en el palo. Fede González aprovechó un resbaló en el área de Racing y, peleado con el arco, le pegó a las caderas de Ibáñez, y la pelota fue pegar en el travesaño. Lastimaba Bou por izquierda, se movía Milito en el medio del área, pero en las contras Albertengo aguantaba para las proyecciones de Orsini y de Fede González. 
 
Otro desborde de Bou terminó en un remate cruzado que entre Centurión y Sacks hicieron rebotar en un palo del arco de Conde. Y en el segundo tiempo Atlético tuvo su momento en el partido, dominando las acciones, jugando por abajo, plantándose en campo contrario. Claro que Racing es Racing. Y fue. Conde le tapó un mano a mano a Centurión, se lució ante un remate de Milito, otra vez el palo lo salvó. Se veía venir el gol de Racing, pero el fútbol es tan lindo... Llegó una infracción al recién ingresado Royón. Le pegó Fernández, la barrera devolvió, el mismo Pol la tiró "pinchada" al segundo palo y allá estaba Víttor, corazón de Independiente, para bajarla de pecho y fusilar a Ibáñez. 
 
Baldazo de agua fría en el Cilindro. De agua helada. Sobre llovido mojado. Todo sufría Racing. Fue otra vez, centro de Castillón, palomita de Centurión y ...sí, el palo otra vez. Y en la jugada siguiente, córner para Atlético, centro de Eluchans, cabezazo de Fede González, rebote en un defensor y desde el suelo Fernández para convertir el segundo. 
 
Ganó Atlético, está cuarto con 17 puntos, junto a Lanús (el Grana con un partido menos) y Newell's, a 5 de River, a quien recibe en Alberdi dentro de cuatro fechas. Y es el único rival de los que ocupan los 9 primeros puestos de la tabla al que todavía no enfrentó. Lo que significa que ya jugó con los mejores. Ayer completó cinco partidos sin que le conviertan. Con ayuda de los palos, que ante Olimpo le jugaron en contra y que este domingo estuvieron todos a favor. 
 

Boletín de noticias