Mirar Netflix y dormir: acusan a enfermeras por sedar a los bebes en neonatología

Las ex empleadas del Sanatorio de Niños de Rosario se sentaron en el banquillo de los acusados mientras la fiscal Viviana O’Connell detallaba los actos que habrían cometido contra los niños. La denuncia de “Las Indignadas”, clave en la investigación.

Provinciales 08 de mayo de 2024 Diario Primicia Diario Primicia
sanatorio-ninos-fachadapng

Un grupo de WhatsApp llamado “Las Indignadas” fue clave para dar inicio a una estremecedora denuncia contra dos ex enfermeras de la neonatología del Sanatorio de Niños de Rosario. En él, una serie de compañeras, entre otras cosas, daban cuenta de los actos que habrían cometido Yanina Andrea Bessolo y Analía Bouhier contra los niños porque “molestaban”.

Puntualmente, dos denuncias expresas dieron cuenta de maltratos, gritos, zamarreos, apretones de rostro y sedaciones contra los menores de edad, enmarcados en el “abandono de persona”. Así fue como inició la investigación de la fiscal Viviana O’Connell hace un año, cuando decidió allanar el centro de salud y solicitar muestras de sangre y orina de niños que habían estado a resguardo de las mujeres.

Frente a la jueza Paula Álvarez, la funcionaria relató cómo hallaron restos de benzodiacepinas en dos muestras de orina y sangre de bebés que habían estado a resguardo de Bessolo y Bouhier. O’Connell también reveló que las denunciantes expresaron que las acusadas sedaban a los niños para que no molestaran y así pudieran “dormir y ver Netflix”. La audiencia fue a cuarto intermedio y se retomará el próximo miércoles por la mañana.

Si bien los hechos de maltratos se habrían reproducido en la neonatología durante años, la Fiscalía contó con pruebas de un hecho más en el que Bouhier levantó a un bebé de manera brusca y este dio un “latigazo” con su cuello. También, dio cuenta de una situación con un niño no identificado al cual le apretaron los cachetes para que dejara de llorar y le quedaron los dedos marcados por varias horas.

Las dudas comenzaron para “Las Indignadas” cuando empezaron a notar que bebés que en otros turnos lloraban, con las acusadas dormían profundamente. A esas situaciones se le sumaban que algunos que se encontraban en buen estado de salud, con Bessolo y Bouhier tenían episodios y debían ser “bolseados” para que volvieran a respirar. “Con ella no lloraban, era llamativo”, contó en sede judicial una testigo de los hechos. Y añadió que en una oportunidad “pude ver que saco del bolsillo del ambo un gotero y el niño paró el llanto”.

Del mismo modo, reveló que pudo apreciar cómo le suministran fármacos fuera del horario establecido. “Tengo dudas de si han muerto por estas razones y no se sabe. Eran bebés que estaban críticos y esto empeoraba su cuadro”, añadió la misma testigo.

En la neonatología del Sanatorio de Niños de Rosario había cinco sectores, en los que cada enfermera tenía a sus pacientes y no existía una visión panorámica del establecimiento. Inclusive, según reveló O’Connell, solo funcionaba una cámara de seguridad en el lugar.

Tras las denuncias de dos enfermeras contra sus compañeras, la Fiscalía comenzó una ronda de testimonios de parte de personas que no trabajaban más en el Sanatorio de Niños para conocer cómo era el funcionamiento de la neonatología. El allanamiento se dio 15 días después.

“Las Indignadas” hicieron llegar a las autoridades un video en el que se podía apreciar a un niño alimentándose por medio de una jeringa sostenida por un algodón, algo totalmente prohibido por el riesgo de broncoaspiración para un bebé de apenas semanas.

Los testimonios expuestos fueron varios y todos en la misma dirección contra las enfermeras. Algunos mencionaron que Bessolo tomaba los fármacos de la UTI de Pediatría, donde había prestado servicios previamente.

Una testigo que prestó servicios en el centro de salud de 2012 a 2020 afirmó que debió renunciar al trabajo porque se sentía mal en la profesión, aseguró que el turno noche “era tierra de nadie”. “Recuerdo ver chupetes pegados para que no se le cayeran”, dijo. Además, reveló que tenía una buena relación con Bouhier, hasta que denunció a un colega por dislocarle un brazo a un niño y pasó a ser tratada como una “buchona”.

Las ex enfermeras, una de ellas ya jubilada, permanecerán detenidas al menos hasta el miércoles cuando se retome la audiencia en su contra. En caso de aceptarse las acusaciones por abandono de persona en su contra, podrían enfrentar penas de hasta seis años por hecho de abandono de persona contra los niños.

Fuente: Cadena 3

Te puede interesar
unnamed (17)

Provincia presentó una nueva oferta salarial al sector de la Salud

Diario Primicia
Provinciales 20 de abril de 2024

La propuesta del gobierno provincial fue de un incremento salarial del 18 % para marzo sobre el sueldo de diciembre de 2023. También, un aumento porcentual de las guardias activas y activas de emergencias, titularizaciones de cargos y pase a planta progresivo de los profesionales.

Lo más visto