La devaluación ya impacta en kioscos y almacenes con aumentos de 10% o más en los precios

Provincial 31 de agosto de 2018 Por
La mayoría de los proveedores de estos comercios dio de baja las promociones y no permite comprar a granel. Algunos ya aplicaron subas en las listas de precios y otros directamente no entregan mercadería hasta el lunes. Ante esa situación, los comerciantes locales intentan cubrirse para poder continuar la cadena y seguir abasteciéndose.
Unicarriers-limpieza-en-almacenes
- Devaluacion, alimentos, almacenes, kioscos, precios en los alimentos

Para graficar la situación solamente hay que retroceder una semana en el tiempo. El viernes pasado, el dólar arrancaba la mañana cotizando por debajo de los 30 pesos y terminaba esa jornada arriba de los 31 pesos. Desde ese día no paró de subir. Los precios en su mayoría también.

En una consulta realizada por UNO Santa Fe a kioscos y almacenes de la ciudad, los comerciantes locales manifestaron preocupación ante un panorama incierto en el que la mayoría de los proveedores retrasa la entrega de mercadería y suspende bonificaciones a la espera de lo que suceda con el dólar y la economía. Productos de panadería, galletitas, bebidas alcohólicas, golosinas, alimentos y lácteos, son en parte, algunos de los rubros en los que impacta directamente la devaluación de los últimos días.

Este jueves, en el mismo momento en el que la divisa estadounidense superaba los 40 pesos, desde uno de los supermercados mayoristas de la ciudad, se avisó a kiosqueros y almaceneros que estaban suspendidas todas las ofertas. Esto significa que no rigen más desde ayer las bonificaciones para los comerciantes ni tampoco la posibilidad de comprar un mayor volumen de mercadería para almacenar.

 "Nos dijeron que solo había precios de góndola, que son mucho más elevados que las bonificaciones que nos hacen a los comerciantes. Después un proveedor que vende algunos productos de electrónica suspendió las ventas hasta nuevo aviso", ejemplificó Andrea Ruiz, integrante de la Cámara de Polirrubros de Santa Fe (Cadesa).

En esa línea, comentó que una de las principales empresas de alimentos y golosinas del país y de América latina, a través de su distribuidora local, avisó que el lunes habrá un nuevo listado de precios con incrementos, pero no especificó el porcentaje. Igualmente, invitó a los comercios realizar pedidos sin precio ni porcentaje de incremento. La misma metodología está implementando la mayoría de los proveedores que, al igual que los supermercados mayoristas, suspendieron las ofertas con las que muchos de los kioscos y almacenes hacen la diferencia para pagar los servicios como la luz o el agua.

"Ahora nadie sabe, nadie dice nada. Recién el lunes nos vamos a enterar. Tenemos conocimiento de que los supermercados ya remarcaron ayer y anteayer. Y nosotros ya nos pusimos de acuerdo todos y seguramente entre hoy y mañana aumentaremos todos 10%, como para no perder tanta plata", contó a UNO otro de los integrantes de Cadepo.

David, dueño de un almacén cercano a la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, describió un panorama similar. "Arcor nos cortó todas las bonificaciones y no nos deja comprar volumen", graficó. Los almaceneros, como metodología habitual, adquieren en cantidad productos con fecha de vencimiento lejana, para armar un "colchón" ante futuros aumentos. Esa posibilidad en el actual contexto, no va más.

"Por ejemplo, el puré de tomates, algo de largo vencimiento. No puedo comprar más de dos bultos, que los vendo en una semana. Además, las bonificaciones las sacaron todas", reflejó el almacenero y agregó: "Con las bonificaciones, para que te des una idea, pagamos la luz, el alquiler. Buscamos las ofertas en las compras. De eso no hay nada, sacaron todas las bonificaciones, que es una forma encubierta de aumentarte".

En tanto, dijo que los mayoristas de yerba directamente comunicaron que no venderán mercadería hasta el lunes. Es decir, ni siquiera toman pedidos sin precio.

"El problema es que nosotros tenemos que seguir vendiendo. No podemos cerrar porque tenemos gastos fijos, como la luz, el alquiler, etcétera. Entonces, hay que buscarle la vuelta", señaló.

Lo mismo sucede con uno de los proveedores de vinos y bebidas alcohólicas. "Yo vendo muy bien el vino en cajita, fundamentalmente los viernes. Ahora me dicen que no me pueden vender hasta el lunes", relató David y finalizó: "Lo peor que nos pudo pasar es que esto pase pegado al fin de semana".

Diario Primicia

Redacción

Te puede interesar