En el gobierno admiten pobreza del 30%

Política 13 de agosto de 2018 Por
Es la referencia que anticipó la Universidad Católica Argentina.
219433_pobre

Aunque el dato que comprenderá el primer semestre del año se conocerá a finales de septiembre y, si bien será menor al que calcula la UCA, se estima que el nivel de pobreza en nuestro país superará en casi cinco puntos al registrado por el Indec en marzo y también será mayor al interanual. Todo sería consecuencia de la suba del dólar, que arrastró a los precios, determinante en el crecimiento de los pobres.

 

Días después de que desde la Universidad Católica Argentina trascendiera un significativo aumento en el nivel de pobres para el primer semestre de 2018, en el gobierno reconocen que la cifra, producto de la inflación y la devaluación, aumentará fuerte con relación a marzo y también en el balance interanual. Tanto es así, que se presume que el 27 de septiembre, cuando se conozca el informe del Indec, la pobreza afectará a cerca de un 30 % del país.

 

Como se recordará, el pasado 28 de marzo, Mauricio Macri disfrutó, probablemente, del día más reconfortante en sus 32 meses de gestión como presidente. El día previo, desde Casa Rosada se convocó a los medios a Olivos para comunicar una noticia que se venía masticando desde hacía varias semanas: la pobreza había bajado de manera sideral en el último semestre de 2017. En ese momento, flanqueado por los ministros Carolina Stanley (Desarrollo), Jorge Triaca (Trabajo) y Alejandro Finocchiaro (Educación), Macri anunció las cifras que le había informado Jorge Todesca, el titular del Indec: 25,7 %, casi tres puntos menos que en el período anterior y siete por debajo de la primera medición que había hecho en su presidencia. Había 1,9 millón menos de pobres en la Argentina, en el balance interanual.

 

Pero en el arranque de abril, apenas unos días después, un mal presagio empezó a invadir a muchos funcionarios en relación a, quizás, la cifra más sensible de todo el combo estadístico que maneja el Indec.

 

El cambio en la meta de inflación y los primeros coletazos en el precio del dólar amenazaban con poner en riesgo los avances logrados. Un mes después, con la crisis cambiaria a toda velocidad, una devaluación superior al 50 %, la inflación disparada, la sequía causando pérdidas millonarias y el pedido de auxilio al FMI, en el gobierno empezaron a asumir que el próximo dato de pobreza no sólo iba a marcar una desaceleración en la baja, sino que también iba a generar un aumento significativo en la cantidad de pobres.

Fuente: El Litoral

Diario Primicia

Redacción

Te puede interesar