Trágico: Le regalaron un auto y salió a estrenarlo, lo chocaron y murió con sus tres hijos y una sobrina

Sucesos 04 de septiembre de 2019 Por
El Corsa fue embestido por una Grand Cherokee, manejada por un hombre que está acusado de “quíntuple homicidio culposo”.
222_1567601335

Un plomero, sus tres hijos y una sobrina murieron días atrás en la ruta nacional 3, entre las localidades bonaerenses de Cacharí y Pardo, tras ser embestido por una camioneta, estrellarse contra un camión y prenderse fuego, informó el diario Clarín.

La familia volvía de pasar el día en Tandil, cuando Horacio Luis Castilla, a bordo de una Grand Cherokee, embistió de atrás el Corsa Classic en el que viajaban Alejandro Torres, papá de Daira (19), Demian (17) y Mía (6) y Lara, su sobrina (14). 

Por el impacto, el auto se estrelló contra el acoplado de un camión que transportaba cemento y salió despedido hacia la banquina, donde se prendió fuego con todos los ocupantes adentro. El choque fue en el kilómetro 230, entre las localidades de Cacharí y Pardo.

“Era el tío payaso de la familia, a los chicos les encantaba salir con él porque era diversión asegurada”, contó Yesica, hermana de Alejandro, al diario porteño. “Por eso, terminó sumándose al viaje Lara, su sobrina de 14”, señaló.

Yesica dijo que el Corsa fue un regalo que le hizo a su hermano para que pudiera hacer algo más de dinero. “Le compré el auto hace dos meses. Él era plomero y, como venía flojo de trabajo, a la noche había empezado a hacer de chofer de Uber —explicó—. Los fines de semana usaba el auto para salir a pasear con sus hijos”.

La mujer aseguró que su hermano era muy cuidadoso al volante: “Tan prudente, que ese domingo mi hija se quedó enojada porque no la dejó viajar. Él no quería que los chicos fueran amontonados y le dijo que próxima viajaba ella”.

Acusado

Por su parte, Castilla, productor agropecuario de 67 años, que conducía la camioneta Jeep, fue excarcelado luego del pago de una fianza de 10 millones de pesos.

El beneficio le fue otorgado el jueves pasado por el juez Federico Barberena, titular del juzgado de Garantías número 2 de Azul.

“Pareciera que para el juez la vida de nuestra familia vale esos 10 millones”, se quejó Yesica. “Nosotros nos enteramos el sábado, por un medio de Azul, de que el tipo había quedado en libertad el jueves. Ese mismo día, mientras estábamos despidiendo a la familia en el cementerio Santa Mónica, el hombre estaba saliendo de la cárcel”, agregó.

Castilla está acusado de “quíntuple homicidio culposo y lesiones por accidente”. 

El viernes, al día siguiente de la excarcelación, fue ingresado al Hospital Ángel Pinto por un “dolor toráxico”. Y hasta el cierre de la edición de Clarín, permanecía internado en una sala común y con custodia policial. El medio intentó comunicarse con el estudio Tancredi & Asociados, que patrocina al imputado, sin recibir respuesta.

“Es indudable la forma de la comisión del choque y la responsabilidad de Castilla”, dijo el abogado de la familia Torres, Marcelo Chumbita.

Por otro lado, los investigadores estudian las imágenes de un video que fue registrado en la ruta 3 que, si bien no muestra el momento del impacto, sí será clave para determinar a qué velocidad iba Castilla.

Diario Primicia

Redacción

Te puede interesar