Robaron el cadáver de otro chico en el cementerio de Miramar

Sucesos 30 de julio de 2019 Por
Hace menos de dos semanas se registró el robo de un cuerpo de un bebé de cuatro meses en el mismo lugar.
cementerio-balnearia

Miramar no salió del asombro que generó el robo del cuerpo de un bebé de cuatro meses hace menos de dos semanas en el cementerio local en la provincia de Buenos Aires, que ahora vuelve a la conmoción tras conocerse un nuevo caso en el mismo lugar.

El cadáver de un nene de dos años, identificado como Liam Rodríguez, fue robado del cementerio de la ciudad balnearia de Miramar, según confirmaron esta tarde a Télam fuentes policiales, tras la exhumación de la sepultura.

Según indicaron medios locales, Liam había fallecido el 4 de febrero pasado luego sufrir un accidente doméstico: un televisor cayó sobre su cabeza.

Los padres de Liam, Camila Rodríguez y Nahuel Cepeda, habían reconocido días atrás algunas prendas que pertenecían a su hijo, y que habían sido encontradas en las inmediaciones del cementerio durante las tareas de búsqueda del cuerpo de Ciro Lescano, el otro niño, de cuatro meses, robado recientemente del mismo lugar.

El hallazgo de unas bermudas de jean y una campera de niño había sido revelado por Noelia Lescano, la madre de Ciro, a través de su cuenta de Facebook, y los padres de Liam denunciaron que pertenecían a su hijo fallecido.

A partir de esta denuncia, el fiscal Alejandro Pellegrinelli, a cargo temporalmente de la Unidad Funcional de Instrucción Descentralizada de Miramar, ordenó una serie de peritajes químicos sobre las prendas.

Finalmente, el viernes último la pareja pudo realizar un reconocimiento físico de la ropa en la sede de la Sub Delegación Departamental de Investigaciones miramarense, y confirmó la presunción de que pertenecían a Liam.

A partir de este dato, Pellegrinelli solicitó a la justicia de garantías la exhumación, que se realizó finalmente hoy, después del mediodía.

Fuentes cercanas a la causa señalaron que la tumba de Liam tenía una construcción de material abovedada, realizada por pedido de la familia cuatro días después de su entierro, por lo que no se descartaba que el cuerpo hubiera sido robado antes de que fuera construida.

Estos no fueron los únicos casos registrados en la zona: durante el 2017 desaparecieron los cuerpos de dos niños pequeños sepultados en el cementerio de la localidad bonaerense de Otamendi.

El primero de los casos se trató de los restos de un niño de dos años, que había aparecido mutilado en inmediaciones de un arroyo sobre la ruta 11, entre Miramar y Mar del Sud.

En tanto el segundo caso partió de la profanación de la tumba de un bebé de 18 meses, cuyo cuerpo nunca apareció.

Fuente Clarín

Diario Primicia

Redacción

Te puede interesar