Reparte copas de leche caliente con una moto y un carro pero necesita ayuda

Provincial 27 de junio de 2019 Por
Alejandro Brizuela hace 15 años sostiene una ONG solidaria con su esfuerzo. Organiza un “merendero móvil” pero le hace falta leche y pan, cada día. Además, solicita una cocina para mejorar la atención
Rosario3

Rosario: Un grupo de personas solidarias encabezadas por Alejandro Brizuela sostiene con su esfuerzo la entrega tipo delivery de una merienda a personas en situación de calle con una moto, un carro y una olla.Para mantener esa cruzada, necesitan cada tarde juntar la leche necesaria y poder calentarla. Por eso, piden ayuda para mejorar y garantizar la continuidad del “merendero móvil”.

En diálogo con el periodista Daniel Amoroso en De 12 a 14 (El Tres), Alejandro mostró la casa de Catamarca 3796, casi Castellanos, donde sostiene la Organización no gubernamental (ONG). Desde allí preparan la merienda para llevar a los distintos puntos donde están los sin techo que ya tienen identificados.

“Ayer hicimos 84 raciones en varias tandas por una cuestión de mantener la temperatura”, contó a modo de ejemplo este hombre solidario. La forma de trabajo consiste primero en reunir la leche o chocolatada, calentarla en la olla de diez litros con unos mecheros (lo cual no es fácil en invierno), montar la estructura en un carro y remorcarlo con una moto.

Las complicaciones comienzan con el primer paso porque Alejandro no cuenta con una ayuda oficial (ni de leche, ni de pan) y se vale de los voluntarios que le acercan víveres y ayuda. "Hacemos todo a pulmón y con ayuda de los colaboradores", dijo.

La ONG se montó sobre un inmueble de la obra social de los ferroviarios que estaba abandonado. No tienen gas y compran garrafas. La ayuda se centra en chicos que trabajan y/o viven en calle: son trapitos o hacen changas; pero también alcanza a adultos. El merendero se mueven por la zona de la Terminal de colectivos, el Cruce Alberdi o los silos de la costa.

"Son muchachos que no aceptan a otras instituciones pero nos esperan a nosotros. Ahora también vemos familias que encontramos en la calle. Debajo del puente Avellaneda la otra noche trajimos a dos familias para que vengan a dormir acá porque estaban tapados con plásticos", relató.

El pedido para garantizar la cruzada diaria, que con el frío se vuelve vital en las calles rosarinas, es que desde el municipio (o algunos de los Estados o privados) les entreguen leche todos los días para poder repartir la copa por la tarde. "Le pedí al Distrito aunque sea dos cajas de 12 leches para zafar pero todavía no nos dieron nada", agregó Alejandro.

Además, necesitan una cocina tipo industrial para calentar la bebida pero también para producir pan o facturas (un ayudante de panadero se ofreció a dar una mano con esa producción). También un freezer para garantizar la cadena de frío cuando reciben donaciones de lácteos.

Por otro lado, Alejandro aseguró que desde el Distrito Centro le prometieron construir tres duchas para que las personas que se juntan a cenar en calle Catamarca (donde también hay una sala de juego y Alejandro enseña artes marciales) puedan tomar un baño caliente en el lugar (en la casa solo existe una).

Para ayudar: 153-606112; 435-6594; Catamarca 3796.

Fuente: Rosario3

Diario Primicia

Redacción

Te puede interesar