Calor en Ushuaia y nieve en Jujuy, el extraño verano 2019

Nacional 07 de febrero de 2019 Por
Unos registros climáticos atípicos sorprendieron esta semana a los habitantes de ambos extremos de la Argentina
1-146

Unos registros climáticos atípicos sorprendieron esta semana a los habitantes de ambos extremos de la Argentina, con temperaturas y fenómenos impensados. Por un lado, localidades de la puna jujeña, en el norte del país, amanecieron cubiertas de nieve, mientras que en Tierra del Fuego, la provincia más austral, el termómetro llegó a marcar los 30º.

Las poblaciones jujeñas de Mina Pirquitas, al oeste de la provincia y Catúa, en la frontera sur con Salta, amanecieron ayer cubiertas de nieve, para sorpresa de sus habitantes, luego de sufrir un temporal, que se dio en parte de la región cordillerana de Jujuy.

El frío acompañó la localidad de Mina Pirquitas, en el departamento de Rinconada, en la jornada de la nevada, con temperaturas de entre 5 y 9 grados, con una térmica de 3º. Casia las mismas temperaturas mínima y máxima -5º y 10º- tuvo el vistoso pueblo de Catua, ubicado a 360 kilómetros de San Salvador de Jujuy, que amaneció ayer completamente blanco.

Además, el Paso Fronterizo de Jama, que comunica a Jujuy con el país vecino de Chile por la ruta nacional 52 permaneció cerrado por causa de la nevada hasta esta mañana.

Desde el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) afirmaron que este fenómeno de las nevadas en esta región de la Argentina no es una cuestión infrecuente. “Es algo completamente normal, ocurre todos los veranos, porque los lugares donde nevó están en una zona alta”, explicó a LA NACIÓN la meteoróloga Cindy Fernández, del SMN.

En el caso del Paso de Jama, para la meteoróloga también es lógico que nieve, porque “se encuentra a 4200 metros de altura, y hace cero grados aunque sea verano, y si eso coincide con precipitaciones, pueden darse en forma de nieve”.

Por su parte, en el extremo sur de la Argentina, sorprendieron las altas temperaturas. En las dos ciudades más importantes de Tierra del Fuego, los termómetros señalaron números récords incluso para esta época del año. En Río Grande, llegó a los 30º, mientras que en Ushuaia, la temperatura alcanzó los 28º.

Cabe consignar que en el verano austral la temperatura suele oscilar entre los 6º y los 18º, con una media de 10º.

Este sorpresivo calor provocó que habitantes y turistas se volcaran a hacer actividades al aire libre, e incluso en Ushuaia la gente llegó a bañarse en aguas del Canal de Beagle.

Además, las autoridades restringieron las actividades en las oficinas públicas a causa del calor.

En tanto, en el Glaciar Perito Moreno, la temperatura llegó a los 38º2, lo que también se considera un fenómeno infrecuente.

En el SMN explicaron que este calor fue bastante infrecuente para el extremo sur de la república. Si bien en localidades patagónicas como Madryn o Trelew, las temperaturas elevadas pueden ser frecuentes, esta vez, el calor llegó más lejos en dirección austral.

“Lo que sucedió es que llegó un aire cálido hasta Tierra del Fuego porque hubo un anticiclón intenso en el centro oeste de la Argentina, y este fenómeno, instalado ahí hace varios días, estuvo trasladando hacia la patagonia vientos cálidos del norte. Además, los días despejados y la radiación solar intensa propias del verano provocaran que el calor llegar más lejos que nunca”, explicó Fernández a LA NACION.

En cuanto a si estos fenómenos extremos tienen relación con el cambio climático, la meteoróloga sentenció: “En el norte, definitivamente no, porque es algo que pasa siempre. Pero en el sur, lo que se da es un fenómeno que las temperaturas extremas, como la de ayer en Ushuaia, ocurren de manera más frecuente. Este tipo de cosas sí se podría relacionar con el cambio climático”.

Fuente: La Nación

Diario Primicia

Redacción

Te puede interesar