A 46 años del tornado en San Justo, el más grande de Sudamérica

Provincial 10 de enero de 2019 Por
Sucedió en 10 de enero de 1973 pasada las 14. La vida de los pobladores cambió para siempre. El relato de lo sucedido en primera persona.
tornado-san-justo-1-933x517

El miércoles 10 de enero de 1973, la vida de los pobladores de la ciudad santafesina de San Justo, cambió para siempre. Un tornado de categoría F5 pasó por la ciudad luego de las 14, dejando como saldo 66 muertos, más de 200 heridos y millones de pesos en pérdidas materiales.

Fue el único tornado de tal magnitud registrado en la historia no solo de Sudamérica, sino de todo el hemisferio sur. El fenómeno fue estudiado por Tetsuya Fujita (uno de los creadores de la escala Fujita-Pearson) que lo calificó como el tornado más intenso registrado fuera de los Estados Unidos.

La web SanJustonoticias, publicó la crónica de lo ocurrido hace más de 40 años, para que grandes y chicos no la olviden jamás.

El relato comienza así...

Después de una mañana de un intenso calor, al mediodía se vieron pasar enormes nubes torrecúmulos. Cerca de las 13 cayeron algunos chaparrones aislados, debido al alto contenido de humedad relativa y a la extrema inestabilidad que había. Después de las 14 algunos percibieron una pestilencia como de azufre.

A las 14:15, en las inmediaciones de las vías del Ferrocarril General Belgrano, en pleno campo, se formó un tornado que en menos de 2 minutos alcanzo la categoría F5.

El fenómeno duró unos 7 minutos. Se desplazó unos 1500 metros hacia el sur, devastando todo a una anchura de 300 metros, una cuadra a cada lado del bulevar Roque Sáenz Peña, que cruza la ciudad de norte a sur.

El tornado succionó casi toda el agua de una laguna cercana. Según los testigos, la tierra temblaba como si un avión a reacción estuviera aterrizando sobre las viviendas.

También cambió de color: comenzó con una coloración violácea, para después en plena acción devastadora se tornó rojizo (debido al contenido de polvo de ladrillo de los escombros).

Un automóvil que se encontraba estacionado frente a un hotel apareció convertido en chatarra sin motor a 300 metros, otros vehículos por la presión del viento se encontraron totalmente destruidos e irreconocibles. Un remolque con piso metálico fue sepultado en una zanja de dos metros de profundidad.

Un carro para reparto de soda, fue arrojado a más de tres cuadras de donde se encontraba, golpeó contra una casa de dos plantas. El caballo que lo remolcaba sobrevivió, sobre la copa destrozada de un eucalipto.Según testigos, varios camiones con acoplado giraron enloquecidamente en el suelo. Uno de ellos, después de esquivar varias casas, cayó en el fondo de una huerta.

En una concesionaria de tractores y máquinas agrícolas, los tractores «cero kilómetro» (o sea, nuevos) fueron encontrados en un bosque a 500 m del negocio. Estaban irreconocibles, algunos sin ruedas, sin motor, etc.

Muchas casas de material (ladrillos) fueron destruidas desde sus cimientos, y los escombros volaron, pues solo quedó el terreno limpio. Otras viviendas desaparecieron por completo, mientras que en sus vecinas solo se volaron los techos y se rompieron las ventanas.

-“Estábamos en casa yo, mi señora y el nene cuando me pareció oír una explosión. Decidí ir a ver lo que pasaba y me costó mucho abrir la puerta. Al ver de qué se trataba salimos todos a la intemperie, pero de pronto el viento nos levantó y subimos como a tres metros de altura, volvimos a caer a una distancia de una cuadra [100 m] más o menos, y el viento nos arrastró por el suelo otros 50 metros bajo una lluvia de una violencia impresionante. A Dios gracias los tres estamos a salvo”, relataba un vecino que en ese entonces tenía 37 años.

En las inmediaciones de las vías del ferrocarril se encontraba un tambo: el tornado levantó a todas las vacas a más de 30 metros de altura para luego aplastarlas contra el suelo.

Un vecino industrial de San Justo, que perdió gran parte de su casa, estimó que la cantidad de muertos fue escasa en relación a la acción devastadora del tornado. "Si esto hubiera ocurrido dos horas después, estaríamos hablando de más de 100 muertos, aquí a esa hora la mayoría estaba durmiendo la siesta en sus casas. Suerte que a esa hora en mi fábrica no estaba trabajando nadie, ni en los silos y negocios adyacentes, que ahora están destruidos", relataba el empresario.

Una familia formoseña (el padre, la madre y tres hijos) habían pasado las fiestas navideñas en Buenos Aires, donde se encontraban sus familiares. Regresaban por la ruta 11 rumbo a Formosa en un automóvil Falcon color amarillo. Al llegar al paso a nivel del ferrocarril Belgrano se asustaron al advertir la fuerza de la tormenta. El automóvil casi no avanzaba. El padre les dijo a la madre y a los hijos que cerraran los vidrios de las ventanillas mientras trataba de estacionar en la cuneta. «Vamos a esperar a que pase la tormenta», dijo el hombre. En ese momento estallaron los cristales, y el automóvil comenzó a volar alocadamente, mientras se arrancaban las puertas. La mujer se desmayó. Cuando se recuperó estaba acostada en el suelo con heridas leves en medio de un barrio de San Justo lleno de escombros de casas destruidas. Falleció toda la familia.

El tornado levantó por el aire a cuatro personas que caminaban por la ruta 11, y las arrojó a un bosque de eucaliptos a 600 m, donde fueron recogidas dos días después. Los cadáveres estaban irreconocibles, sin ropas, en la copa de los árboles.

Después del tornado

Al terminar el paso del tornado ―a las 14:25 aproximadamente― llovió copiosamente durante una hora más. Los vecinos se organizaron rápidamente para socorrer a las víctimas.

En el pasillo de entrada de la jefatura de policía y en el hospital de San Justo alinearon decenas de cadáveres para ser identificados por familiares o amigos. Muchos estaban desnudos (la fuerza del viento rompía y arrancaba las ropas) y cubiertos con frazadas.

La mayoría había muerto por fracturas múltiples, o por los fuertes golpes o heridas producidos por «proyectiles» (objetos lanzados por el viento). En general estaban manchados de color marrón oscuro (debido a la sangre mezclada con tierra).

Todas las radiocomunicaciones se cortaron debido a la falta de energía électrica sin embargo gracias a José Barreto, quien poseía en aquel momento uno de los equipos de comunicaciones preparados para llegar a cualquier lugar los vecinos de San Justo lograban llevar tranquilidad a sus familiares. Ademas los mismos automovilistas que transportaban a los heridos dieron la trágica nueva en la capital provincial.

José Barreto hace unos años recibió un homenaje en vida por su destacada labor durante la tragedia del tornado.

Unas 2000 personas quedaron sin hogar, en total indigencia, sin nada que recuperar.
 

Diario Primicia

Redacción

Te puede interesar