Regional: Vestidos de obreros robaron 180 mil dólares de la venta de un campo

Sucesos 01 de noviembre de 2018 Por
El dinero era el producto de la venta de un campo hace tres años. Golpearon a las víctimas
robo-santoto-0-933x517
- (UNO Santa Fe)

Este jueves, después de las 8, tres hombres que vestían ropas de trabajo con chalecos refractarios naranja fosforescentes ingresaron al patio de una vivienda que está ubicada en adyacencias de República de Chile y La Pampa, en el barrio Iriondo de la ciudad de Santo Tomé. Luego, los supuestos obreros que solían tomar agua y ocupar el baño de la vivienda, mostraron sus verdaderas intenciones, golpearon a un hombre de 73 años identificado como Oscar Ramírez y a su hijo Luis Ramírez, de 43. La hija de este último y nieta del primero quedó absorta observando la tarea de los delincuentes que la emprendieron a golpes contra su abuelo y su padre.

"La guita, dame la guita", fue el contundente grito de guerra con el que los delincuentes golpearon a sus víctimas con sus armas en la cabeza hasta dejarlos completamente ensangrentados y quebrar la voluntad. Lo que siguió fue un robo de manual porque las víctimas eligieron salvar sus vidas y entregarles el dinero. Todo el dinero. Los 180 mil dólares que fueron el producto de la venta de un campo. Una operación que fue hecha hace tres años.

Una vez conseguido el dinero, los delincuentes maniataron a sus tres víctimas y se escaparon por la misma tranquera por la que llegaron. Lo esperaba un auto con un chofer con el motor encendido. Se escaparon con rumbo desconocido.

Denuncia

A media mañana, las tres víctimas lograron soltarse de sus ataduras y denunciaron el suceso a la central de emergencias 911. Minutos después llegaron oficiales y suboficiales de Orden Público y de Cuerpos que dialogaron con las víctimas, las que posteriormente fueron trasladadas por dos ambulancias hasta el Samco santotomesino, adonde fueron atendidos por los médicos que les practicaron curaciones.

El lugar fue preservado por los policías capitalinos hasta la llegada de los agentes del área Científica que fueron los responsables de la realización de los peritajes criminalísticos de rigor.

De los primeros testimonios que le narraron los policías a las víctimas, surgió que los integrantes de la familia robada permitían a obreros de la construcción que realizan trabajos viales en la zona (y que usan ropa de trabajo azul claro con borceguíes negros y chalecos refractarios naranja) acceder al predio de su vivienda ubicada en la zona norte de Santo Tomé, para que pudieran beber agua y usar las instalaciones sanitarias.

El dato cierto

Los delincuentes que asestaron el golpe -y esto es una derivación de lo investigado hasta el momento- contaban con información sobre la existencia de una importante cantidad de dinero en dólares dentro de la vivienda. Entonces, y evidentemente, tenían pleno conocimiento de los movimientos de esa casa.

El trío de ladrones llegó en un automóvil y accedieron al patio familiar. Una vez en la vivienda golpearon a los moradores, padre e hijo, hasta que éstos sin salida les dijeron adonde estaba el dinero, y así fue como lograron salvar sus vidas.

Los pesquisas de la Policía de Investigaciones (PDI) comenzaron a desbrozar la complejidad del cuantioso golpe. La llegada de un vehículo al lugar lo hicieron en un auto del que descendieron los autores del robo y en el que se fugaron. Ese vehículo transitó por la ciudad de Santo Tomé y es una geografía que cuenta con cámaras de videovigilancia.

Según la investigación, uno de los ladrones mientras cometía el robo se comunicaba con su teléfono celular con otra persona, siendo probablemente el "campana" que los esperaba con el motor en marcha fuera de la vivienda.

Informaron la novedad sobre el cuantioso robo como los detalles del suceso a las Jefaturas de la Unidad Regional 1° La Capital y de la Policía de Investigaciones (PDI), ambas de la Policía de Santa Fe, los que a su vez hicieron lo propio con el fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, que ordenó la realización de los peritajes criminalísticos de rigor en la vivienda en que fue cometido el robo, como también, cuando las personas víctimas del robo estén repuesta, la recepción de las declaraciones testimoniales en detalle sobre el suceso.

Diario Primicia

Redacción

Te puede interesar