Regional: Otra empresa cierra debido a la crisis

Provincial 29 de mayo de 2018 Por
Una firma dedicada a la distribución de elementos hidráulicos baja sus persianas por la caída de ventas y la presión de los tarifazos.
0023622773

La empresa Proem SRL, dedicada desde hace tres décadas a la distribución y comercialización de elementos hidráulicos, neumáticos y de filtración, cierra las puertas de su sede central en Rosario, ubicada en Gaboto al 2800. Hace dos meses ya había clausurado su única sucursal en la ciudad de Santa Fe y desde el año pasado los titulares de la pyme pedían asistencia crediticia al Estado, aunque sin eco alguno tanto a nivel nacional como provincial. En total, ocho empleados quedarán sin trabajo, sin contar a sus dueños, que desde ayer se consideran como "desocupados".

Los hermanos Carolina y Martín López son los titulares de la empresa, que proveía, entre otros a John Deere, General Motors, Argental, Swift, Cargill, Paladini y Nestlé. La titular de Proem explicó a La Capital que "es imposible sostener la lucha".

"Hace 6 ó 7 años que tenemos problemas en el rubro metalmecánico porque las ventas bajaron un montón, los impuestos y las cargas sociales subieron, y se sumaron los tarifazos e importaciones, todo influyó y terminó de explotar en febrero del año pasado, cuando mi ex contador nos dijo: cierren. Pero igual seguimos adelante y sostuvimos a los empleados", relató.

Desde el año pasado Carolina recorrió despachos del Ministerio de la Producción a nivel nacional e incluso llegó a la Gobernación provincial para pedir asistencia financiera. Logró entrevistarse con altos funcionarios de ambos ámbitos, sin lograr respuesta alguna.

"Me pedían que llene papeles y más papeles, estoy pidiendo un préstamos y presento garantías., ni siquiera escucharon lo que les dije y ya no tengo más tiempo de llenar papeles, hace rato que estoy contrarreloj", se quejó Carolina.

"En 2017, un préstamo de un millón y medio de pesos hubiese sido suficiente. Actualmente necesitamos entre 3 y 4 millones", lamentó la titular de la firma rosarina.

"Hoy por hoy tenemos muchas presiones a nivel legal, y de los bancos que nos cerraron todas las cuentas. Estamos en riesgo de que alguien pida la quiebra, tienen todo para hacerlo, y con ello quedaríamos con mi hermano inhibidos por cinco años. Lo único que pedimos es un crédito en un par de años que representaba tres o cuatro meses de facturación de nuestra empresa, nada más. Y no es para pagar las deudas sino para acomodarnos financieramente, y dar el curso a los proyectos que tenemos, no pedíamos que se nos subsidien tasas, no pedíamos que nos regalen nada. Yo ponía en garantía mi departamento que es lo único que tengo", renegó la empresaria.

En total, son ocho los empleados que pierden su empleo y "también nosotros quedamos desocupados", dijo López, quien junto a su hermano Martín comenzaban ayer el periplo burocrático para dar la baja y acordar el retiro de los trabajadores.

"Somos laburantes, tenemos ganas de trabajar, tenemos proyectos, queremos seguir capacitando escuelas técnicas e industrias", enfatizó Carolina.

Trabajadores

"Ya no podemos sostener la lucha. En 30 años jamás pedimos ayuda. Nosotros comprábamos, vendíamos y pagábamos. Nada más. Ahora los trabajadores se van a quedar sin laburo, e independientemente de que encuentren o no, yo los quiero acá. Tengo empleados de muchos años de antigüedad. Ellos hace tiempo que están ayudándonos, poniendo el pecho, pero ellos también se cansan. Hace un mes y medio que les debo el sueldo, pero mientras tanto no tengo nada de ayuda y mucho para seguir", lamentó.

En cuanto a la indiferencia estatal, la empresaria criticó: "No me sirve que me digan que las industrias andan bien y me parece que no están viendo nada de lo que está pasando acá en Rosario y en todo el país. Y que se te rían en la cara es fuerte. Es muy cruel todo lo que está pasando", remató.

crisis. Otra empresa rosarina vive momentos dramáticos.

Fuente: La Capital

Diario Primicia

Redacción

Te puede interesar