Veinte heridos en el inicio del Carnaval de Río de Janeiro

Mundo 27 de febrero de 2017 Por
Un accidente con una carroza gigante causó 20 heridos, tres ded ellos de gravedad, en la primera noche del carnaval en el sambódromo de Río de Janeiro.
58b44faf2cfad_645x362

Al menos 20 personas resultaron heridas, tres de ellas de gravedad, a causa de un accidente con una carroza gigante en la primera noche de desfiles en el sambódromo de Río de Janeiro, donde seis escuelas de samba hicieron delirar al público con temáticas tan variadas como la resistencia indígena, el tropicalismo, Dante Alighieri, la influencia de la música negra en América y un homenaje a la música bahiana Ivete Sangalo.

También te puede interesar: La fiesta de Carnaval fue un éxito de público y de participantes

Sábado 11 de marzo, Fiesta Nacional del Chorizo

Avanza la obra de iluminación de Estanislao del Campo y ciclovia

Las Infantiles de Quilmes se trasladan al "Predio de la Calesita"


La fiesta máxima del carnaval de Brasil, llamado el "mayor espectáculo a cielo abierto sobre la Tierra", comenzó con un capitulo preocupante, luego de que la primera carroza de la escuela de samba Paraíso de Tuiutí perdiera el control e impactara contra un muro que divide la avenida del desfile con las tribunas.

Accidente con una carroza gigante en la primera noche del Carnaval de Río



Tres personas fueron operadas en el Hospital Souza Aguiar por diversas fracturas expuestas luego de haber sido aplastadas por el carro alegórico de la primera escuela de samba que desfiló en el Marques de Sapucaí, la Tuiutí, que homenajeó al tropicalismo, el movimiento cultural que en los años 70 fundado por Caetano Veloso y Gilberto Gil.

Los organizadores informaron que el responsable por conducir este vehículo típico del carnaval se dio a la fuga luego del accidente, que empañó la gran fiesta de 2017.

Sin embargo, el show continuó luego de que la policía realizara pericias.

Unas 70.000 personas vibraron con las otras cinco escuelas de samba, que presentaron temáticas diversas, como la impresionante puesta en escena de Imperatriz Leopoldinense, que realizó una denuncia política sobre la disputas de tierras en Brasil, con el avance del agro-negocio hacia las tierras indígenas.

El desfile había sido repudiado por las entidades ruralistas como una agresión al sector, lo cual elevó la visibilidad de la escuela, que contó con una comisión de frente (pieza teatral que antecede a todos los sectores del desfile y la percusión) simulando una choza indígena que se transformaba en una corona elevando a diez metros de altura a los bailarines.

Caciques indígenas de 12 etnias amazónicas, entre ellas la de la región de Xingú, participaron del desfile, incluso el cacique Raoni, uno de los líderes aborígenes más respetados del país.

Unidos de Vila Isabel, por su parte, tuvo un carro alegórico (carroza) dedicado a la Argentina, simulando la calle Caminito, de La Boca: con una decena de parejas de bailarines de tango, homenajeó las raíces africanas de la cultura porteña.

El tema del desfile era la influencia africana en la música de América, y tuvieron especial destaque la unión de las culturas del samba brasileño con el jazz y el pop estadounidense. Un barco negrero recordaba que el origen de esta mezcla de culturas se dio por la fuerza, en la época del tráfico de esclavos de Africa hacia América.

En el homenaje se incluyó a Michel Jackson, Tina Turner, Stevie Wonder y Ray Charles, con un cierre con la presencia del sambista carioca Martinho da Vila.

El ala de las "bahianas", el sector de mujeres que bailan con vestidos amplios que giran en la pista, remitían a las plantaciones de algodón del sur estadounidense.

El público vibró realmente con al energía de Grande Río, que contó con la presencia de la homenajeada, la cantante de axé Ivete Sangalo, una de las voces más importantes del país surgida en Juazeiro, interior del estado de Bahía y símbolo del carnaval de Salvador.

El momento más "hot" de la noche lo dio la escuela Salgueiro, que llevó una versión 'carnavalizada' de la "Divina Comedia", de Dante Alighieri, con una presentación de infierno, purgatorio y paraíso. Lo más llamativo fueron las carrozas "infernales" e incluso hubo un ala de 40 bailarines que, vestidos de rojo, simulaban posiciones sexuales.

Para la población brasileña, el último desfile, el de Beija Flor, tuvo gran impacto visual en el amanecer carioca: la escuela de samba eligió como tema Iracema, la obra del escritor José de Alencar que es una de las bases de la narrativa de la identidad nacional brasileña: el encuentro entre indígenas y los portugueses.

También te puede interesar: El Studebaker Marelli se expone en el Centro Cultural del Viejo Mercado

En Rusia aseguran que Argentina inaugurará el estadio de la final del Mundial 2018

Hace 40 años Maradona debutaba en la selección nacional


Al sonido de la gran batería, Beija Flor mostró mucho refinamiento en narrar la historia de amor de la india y el portugués Martim, del que surge, según la obra del siglo XIX, el cruce de culturas que permitió la creación de este país llamado Brasil.

La segunda jornada continuaba esta noche y en la madrugada del martes con los desfiles de las restantes seis agrupaciones, entre ellos el de la campeona Mangueira, que hablará sobre la espiritualidad del pueblo brasileño,

Mientras tanto, el carnaval continúa en todo el país, con millones de personas en las calles: en San Pablo, una vez más la política coyuntural marcó el carnaval, cuando durante un show de Paralamas do Sucesso en el centro de la ciudad la banda y la multitud corearon "Fuera Temer".

El alcalde de San Pablo, el empresario Joao Doria, y el de Salvador, Antonio Carlos Magalhaes Neto, ambos de partidos aliados al presidente MIchel Temer, fueron abucheados luego de visitar los desfiles en sus respectivas ciudades.

En Río de Janeiro, Affroreggae y Sargento Pimenta animaban la mañana con miles de personas siguiendo a las comparsas callejeras, mientras que San Pablo esperaba el bloco Latino, en la Avenida Paulista, con ritmos de los inmigrantes latinoamericanos mezclados con la fiesta callejera brasileña.

En Olinda, ciudad colonial de Pernambuco, el tradicional desfile de los muñecos gigantes representando a personajes como Neymar, Donald Trump y David Bowie.

En Salvador, la reina del carnaval de la capital bahiana, Daniela Mercury, innovó al presentar en el trío eléctrico (Vehículo con escenario) un vestido con 60 metros de largo que formaba parte de su escenografía.

También te puede interesar: Actos de celebración por los 205 años de la creación de la Bandera

Unas 15 mil personas celebran los Carnavales Rafaelinos 2017

La playa La Florida se apresta para superar el récord de visitantes de 2014

Diario Primicia

Redacción

Te puede interesar