Un encuentro de reflexión y debate sobre acción política

Ciudad 06 de octubre de 2014 Por
El intendente Luis Castellano participó del Encuentro de Reflexión y Debate sobre "Evangelii Gaudium", la primera exhortación apostólica escrita por el papa Francisco tres el cierre del Año de la Fe 2013.

La jornada, que tuvo lugar en el Colegio San José, bajo la organización de la Comisión de Justicia y Paz del Obispado de Rafaela, la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa y la Universidad Católica de Santiago del Estero, se desarrolló bajo la modalidad de rondas de panelistas, y contó con la intervención de reconocidos docentes, religiosos, profesionales y especialistas de diversas áreas. 

El mensaje del máximo referente de la Iglesia propone determinados ejes articuladores de la tarea de construir poder, con el fin único de lograr el bien común y la paz social de los pueblos , que debe ser el horizonte y el sentido de toda acción política. Desde dicha perspectiva, los diferentes conferencistas fueron desarrollando sus exposiciones, luego de las cuales se dirigió a los presentes el intendente Castellano. 

"Hoy tenemos que decir no a una economía de la exclusión y la inequidad, a una economía que mata", afirmó el primer mandatario, retomando la exhortación papal. "Hoy, la vida de muchos jóvenes vale poco, porque nadie los escucha, nadie los contiene y es escasísima la interacción de amor con sus padres. Por eso sienten que su vida no tiene valor, y cuando la vida propia no vale, tampoco vale la del otro", reflexionó.

"Nadie puede exigirnos que releguemos la religión a la intimidad, sin influencia alguna en la vida social y nacional", prosiguió, haciendo referencia a otro pasaje del documento del papa. "Una auténtica fe siempre implica un deseo de cambiar el mundo, y exteriorizar con toda la fuerza las convicciones y los valores que nos rigen como personas. Debatir y discutir es la única manera de generar el cambio que como mundo y sociedad necesitamos", concluyó. 

Como cierre tuvo lugar una reflexión final a cargo de monseñor Luis Fernández.

Te puede interesar