Aprender en la Fábrica: un puente entre los jóvenes y la producción

Ciudad 06 de octubre de 2014 Por
El intendente Luis Castellano participó de una reunión y recorrida por la metalúrgica Rizzotto y Pieragostini SRL., junto con jóvenes integrantes del programa Aprender en la Fábrica.

Estos encuentros entre los jóvenes, las empresas y los funcionarios se realizan periódicamente, con el fin de compartir experiencias, intercambiar perspectivas y ajustar líneas de trabajo para optimizar los alcances del programa. 

Habitualmente se realizan en el ámbito municipal, pero esta vez se llevó a cabo en una de las fábricas participantes, para brindar un marco diferente y más cercano a la realidad cotidiana del proyecto.

Tanto los referentes empresariales como los jóvenes pudieron compartir con el intendente sus vivencias y percepciones, en las cuales de destacaron como denominadores comunes el empeño, la ganas de aprender y superarse, el buen clima de trabajo, los progresos de cada uno, el mutuo enriquecimiento a través de la relación aprendiz - capacitador, y la relevancia del programa como nexo entre la demanda de mano de obra, la necesidad de formación constante y la apertura de nuevos horizontes para el desarrollo laboral de las nuevas generaciones. 

"Son experiencias muy ricas", reconoció Castellano, quien además agradeció "a todas las empresas que participan, y a los chicos y sus familias por confiar en el programa".

"Como municipio no podemos incidir sobre la marcha de la economía a nivel nacional o provincial, pero sí podemos y debemos hacerlo a nivel local. Por eso llevamos adelante varias acciones, entre ellas esta vinculación entre las necesidades de la producción y la capacidad de trabajo", continuó. 

"Es habitual que entre la oferta laboral de las empresas que necesitan trabajadores y la demanda de los jóvenes que buscan trabajo, falte el nexo de la capacitación", argumentó, y en ese mismo sentido explicó que "el programa Aprender en la Fábrica, que se complementa con la Escuela Municipal de Capacitación en Oficios y el programa Jóvenes, contribuye a consolidar esa unión". 

"A veces las empresas deben buscar personal capacitado afuera, y nosotros queremos que la demanda laboral de Rafaela sea cubierta con rafaelinos" afirmó . "Es una política de estado que debemos seguir llevando adelante". Asimismo, el primer mandatario destacó también los alcances del programa de Inclusión Educativa, que ayuda a los chicos con dificultades diversas a terminar la escolaridad secundaria, y lo relacionó con los objetivos de dicha política. 

Es importante remarcar que la mayoría de los participantes de Aprender en la Fábrica realizaron previamente el Curso de Introducción al Trabajo, en el marco del programa Jóvenes, lo que evidencia la positiva interrelación entre las diversas propuestas del estado local para promover la inserción e inclusión a través de la formación y el empleo.

Igualmente destacable es la articulación público privada para encontrar líneas de acción que favorezcan el bien común. Al respecto, el primer mandatario subrayó el "muy buen dialogo con el sector privado", y refirió que "encontramos puntos de encuentro que dan resultados positivos como estos". 

También puso como ejemplo de este vínculo al Instituto Tecnológico Rafaela (ITEC), "donde los chicos acceden a una formación a la altura de la demanda de las empresas rafaelinas". 

"Estas concreciones no se dan por sí solas, sino a través de una política clara y conjunta con el sector empresario", puntualizó.


El programa

Aprender en la Fábrica es un programa de mejora de la empleabilidad en nuestra ciudad, que se desarrolla en cooperación y coordinación con actores públicos y privados. Se trata de una alianza entre el municipio local, las empresas y las cámaras gremiales empresarias integradas al Centro Comercial e Industrial de Rafaela. 

La iniciativa surgió en 2004 a través de una sugerencia de dirigentes representantes del sector industrial de la ciudad, quienes manifestaron a las autoridades locales la necesidad de contar con mano de obra calificada para incorporar a sus procesos productivos. En este escenario, el desafío del proyecto fue generar técnicos metalmecánicos (soldadores, torneros, operarios en corte y plegado de chapa), así como técnicos en mantenimiento electromecánico.

Aprender en la Fábrica busca, de esta manera, solucionar el problema de la falta de mano de obra en la industria, mediante una rápida formación de recursos humanos en las mismas empresas, implementando un esquema de aportes compartidos. Por otro lado, brindar oportunidades de inserción laboral a jóvenes desocupados sin ningún tipo de formación ni oficio.

Te puede interesar