Una alternativa educativa a la medida de los jóvenes

Ciudad 14 de octubre de 2014 Por
El intendente Luis Castellano dialogó con los padres de los jóvenes que culminaron exitosamente el cursado del primer y segundo año del Centro Municipal de Capacitación en Oficios.

El intendente Luis Castellano dialogó con los padres de los jóvenes que culminaron exitosamente el cursado del primer y segundo año del Centro Municipal de Capacitación en Oficios, y se encuentran abocados actualmente a la finalización de sus estudios secundarios a través de la modalidad de un bachillerato acelerado.

Resulta muy importante destacar que, como se evidenció durante la charla, los resultados son muy alentadores: las herramientas, habilidades y capacidades adquiridas en los dos años anteriores de formación, permiten a los cursantes enfrentar los desafíos de la educación formal que debieron abandonar tiempo atrás. Los padres fueron particularmente elocuentes al remarcar los cambios en las actitudes de los hijos en que concierne a la interacción del hogar, el vínculo social en el entorno, el interés por temas antes ajenos como la historia y la problemática social, por ejemplo, e incluso una nueva mirada hacia la vida. En virtud de ello, puede afirmarse que los alcances de esta experiencia van mucho más allá del cumplimiento de la escolaridad obligatoria.

También participaron del encuentro la subsecretaria de Economía Social y Empleo, Evangelina Garrappa, la responsable del Centro, Carolina Pizzi, y la tutora Noelia Rodríguez. 

El Centro Municipal de Capacitación en Oficios es un proyecto formativo dedicado a capacitar jóvenes que han abandonado el sistema educativo formal. Es, en otras palabras, una oferta educativa alternativa que articula capacitación y formación técnica inicial, orientada a favorecer la inserción social y laboral del cursante.

El origen de esta propuesta se remonta a 2008, cuando comienzan a desarrollarse diferentes programas municipales enmarcados en el cumplimiento de la Ley de Educación Nacional Nº 26206, y de la Ley de Protección Integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes Nº 12967. 

Es a partir de dicho marco y de las demandas de las familias con jóvenes que habían abandonado sus estudios secundarios, el municipio asume un rol activo e inclusivo, fomentando la educación como herramienta indispensable para habilitar el goce pleno de derechos a los jóvenes ciudadanos de la Rafaela.

En agosto de 2012, siguiendo esta línea de trabajo, se crea el Centro, bajo la órbita de la Subsecretaría de Economía Social y Empleo, y asume un fuerte compromiso social, económico y político, apostando a la construcción de espacios alternativos, creativos, dialógicos y vinculares, en los que la prioridad es el joven inserto en su ámbito vincular próximo, contextualizando su historia, trayectoria de vida, educativa y relacional.

La propuesta pedagógica es integral y flexible, adecuada a las características de la población, a las demandas del mercado laboral y a la posibilidad de construcción de ciudadanía. Las áreas de formación son: formación general, informática y los espacios de taller: electricidad, tornería, soldadura y carpintería. A esta formación se suma la posibilidad de realizar prácticas supervisadas en diferentes industrias y comercios de la ciudad. El propósito es que los jóvenes adquieran hábitos laborales y puedan poner en práctica en ambientes reales de trabajo lo aprendido en la institución.

Este proceso cuenta con una duración de dos años iniciales, donde en un primer período los estudiantes adquieren nociones básicas de los talleres y en un segundo ciclo eligen profundizar su formación y especializarse en el oficio que es de su agrado. Permanentemente se motiva a los jóvenes a poner en movimiento sus deseos y motivaciones, ya sea en la elección del taller, en el desarrollo de actividades o en el centro de prácticas supervisadas. A partir del tercer año, tal como consta en el decreto, los alumnos cursan el bachillerato acelerado que le posibilita culminar los estudios secundarios.

Te puede interesar