Actividades para la Tercera Edad

Ciudad 30 de octubre de 2014 Por
Continúa con diversas propuestas el Programa Actividades para la Tercera Edad.

En el marco del Programa Municipal de Actividades para la Tercera Edad, organizado conjuntamente por la Secretaría de Desarrollo Social y la Subsecretaría de Gestión y Participación, junto a instituciones que trabajan para esta franja etaria y, en este caso, con colaboración de la Secretaría de Cultura, se realizaron esta semana diversas propuestas orientadas a adultos mayores de nuestra ciudad.

El lunes 27 de octubre, en el Centro de Día Rafaela se realizó una clase especial de Yoga, a cargo de la instructora, Lucía Eggel, en la que un nutrido grupo de abuelas pudo disfrutar de una tarde distinta y placentera. Trabajaron a lo largo de dos horas, con dos grupos distintos, compuestos en su totalidad por mayores de 65 años. De fondo, la música relajante que requiere la práctica de esta saludable disciplina, creó un clima de trabajo cálido y familiar.

Como bien narró la secretaria de Desarrollo Social, Ana Theler, “fue maravilloso observar cómo las señoras fueron animándose a realizar los movimientos que la docente les proponía. Otras, más temerosas, observaban e imitaban con mucha cautela los ejercicios desarrollados. Fue una tarde distinta y placentera”.

Vale recordar que el Yoga, con sus diversas prácticas físicas, espirituales y meditativas, tiene grandes beneficios para el bienestar integral del ser humano. En el plano físico, nos hace más conscientes de los ritmos y necesidades naturales del cuerpo, fortalece los músculos y huesos y retrasa el proceso de envejecimiento. En el plano mental, disminuye el estrés, favorece la concentración, la capacidad de razonamiento y levanta el ánimo. También armoniza el interior.

Continúan los “Encuentros con la naturaleza”

El martes 28 y miércoles 29 de octubre, en las sedes vecinales de los barrios San Martín y Barranquitas, se realizó el Taller de Yuyos bien comidos, dictado por los profesionales del Programa Pro Huerta del INTA, Cecilia Navas y Ricardo Ledesma.

Las enseñanzas desarrolladas durante las dos tardes, fueron muy útiles: los asistentes aprendieron a identificar las plantas silvestres, habilidad que se logra con la práctica, de suma relevancia para tener seguridad en el uso de las mismas. Los talleristas aconsejaron no juntar los yuyos si no se está seguro de su origen o si no se los ha identificado con certeza, pues algunos pueden ser perjudiciales para la salud. Se deben elegir plantas sanas y sin defectos. Evitar las hierbas exuberantes, que crecen en suelos ricos en nitrógeno, porque estas contendrán nitrato en cantidad. Además, aconsejaron reducir la extracción de aquellos caminos cercanos a vías de mucho tránsito y espacios tratados químicamente, por el riesgo de contaminación.

Entre los que son aptos para el consumo, se encuentra el vinagrillo, lengua de vaca, taco de reina, ortiga, cerraja, trébol blanco, pamplina, entre otros. Además, sugieren que, en el lugar, deben quedar siempre algunos ejemplares de los extraídos. “Fueron jornadas de mucho aprendizaje, todos los participantes aprovecharon las indicaciones, sugerencias y consejos, que impartieron los técnicos de Pro Huerta”.

“Es llamativo cómo, de a poco, los vecinos van comentando la importancia de las charlas, las valoran, las agradecen y así se van sumando más participantes", cerró la Secretaria de Desarrollo Social.

Te puede interesar