Pese al paro y las protestas, el gobierno igual se juega a sesionar en Diputados

Política 18 de diciembre de 2017 Por
Sin acuerdos políticos novedosos, Cambiemos se encamina hacia otra jornada en la que buscará sacar adelante el proyecto de ley
0022333152

Con la obstinación de los necios o, tal vez, con la autopercepción de que ostenta un poder condensado que excede y mucho la representación política que otorgan los votos y el consenso democrático, Cambiemos se encamina hacia otra otra jornada en Diputados, y sin acuerdos políticos novedosos con otros bloques, en la que buscará sacar la ley de reforma previsional, luego del fracaso del jueves pasado.

Pero hay un ingrediente político novedoso, y tal vez clave: la CGT ya anunció un paro, a partir de las 12 de hoy, en caso de que el gobierno nacional no modifique su decisión de avanzar con la sesión, desde las 14.

El paro del jueves que anunció la CGT iba, eventualmente, a concretarse a posteriori del tratamiento y sanción de la ley. La sesión no ocurrió, y la huelga tampoco. Para hoy la escalada de enfrentamiento es mayor y la medida de fuerza tiene hora de inicio previa a la sesión.

El viernes, el gobierno pudo exhibir un módico resultado positivo: una foto con el abatido diputado nacional salteño Pablo Kosiner, ahora prometiendo que el camino del quórum para "está allanado".

Kosiner es el nuevo socio (peronista amigable, interesado en "ayudar") que ungió el gobierno y otros factores de poder que coordinan acciones con la Casa Rosada. Pero al camino "allanado" que prometió el legislador le surgió un nuevo escollo: la definición de un paro general de la CGT (sábado a última hora).

De todos modos, no se descarta que el salteño de origen justicialista que responde al gobernador de esa provincia, Juan Manuel Urtubey, termine concretando un hecho político tal vez sin precedentes en la historia argentina: aportar los votos para que Cambiemos vote la reforma, en medio de un paro nacional decretado por la CGT peronista. Una ley que rechaza el 90 por ciento de los diputados del PJ.

Por lo demás, todo indica que, de concretarse la reunión, la actitud mayoritaria de los diputados no se modificará, incluso después del "bono por única vez" que habría acordado la Rosada con un grupo de gobernadores para torcer la voluntad de un puñado de legisladores. Un modesto recurso que resolvería, según los casos, sólo entre 5 y 10 por ciento de las pérdidas que sufrirían los jubilados en 2018, si el proyecto prospera.

Los diputados que responden a ese puñado de gobernadores que articulan el pomposo nombre de Argentina Federal esta vez darían quórum. Y salvarían al gobierno del incendio, o bien provocarían un incendio mayor (según otra línea de interpretación) si se sanciona la ley.

Los diez diputados santafesinos que no dieron quórum el jueves mantendrán la misma actitud. Del mismo modo que los ocho del interbloque Cambiemos que se sentarán a votar una ley "para equilibrar el sistema". La mayoría de los analistas coincide: la reforma reducirá el ingreso entre 4 y 5 mil pesos, durante 2018, a 15 millones de argentinos.

"El bono que ofrecen no hace más que reafirmar mi actitud. Lo rechazamos completamente, es insuficiente, por única vez, no remunerativo. Mi actitud, en nombre de mi bloque, será no dar quórum y, eventualmente si hay sesión, tratar de argumentar por la negativa", explicó a La Capital Luis Contigiani (Frente Progresista, FPCyS).

Respecto de la actitud del gobernador Miguel Lifschitz, quien, incluso habiendo firmado el pacto fiscal con la Rosada, ahora rechaza la reforma previsional en el Congreso, Contigiani consideró que es bueno que haya mostrado "cintura política" frente al nuevo escenario legislativo.

Por su parte, Agustín Rossi (jefe del bloque FpV-PJ), enfatizó: "El lunes (por hoy), para el gobierno será peor que el jueves pasado". El análisis del rosarino es que el Ejecutivo insiste en resolver su ley acordando con el grupo de legislados orientados por gobernadores amigos de la Rosada.

"Esta ley, como otras, que llegan a conocimiento y debate generalizado, ya no pueden tramitarse a espaldas de las mayorías. Cada día que pasa, el gobierno pierde un poco más en la pública. Tienen que bajarla, estarían provocando un problema político grave", abundó.

En tanto, la movilización de hoy se anuncia masiva. Varias decenas de gremios de la CGT coordinan su presencia en las calles, del mismo modo que las CTA, movimientos sociales y agrupaciones políticas del campo nacional y la izquierda.

La CGT prometió comunicar detalles del paro por la mañana. Resta definir la extensión y la modalidad, sobre todo en materia de transporte, un área sensible en función de la movilización y posterior desconcentración.

Se vienen horas tensas en las que, seguramente, el triunvirato de la CGT espera que la Rosada retroceda y cancele la sesión de hoy en el Congreso. Evalúa que la jugada del jueves le salió bien. Amenazó con un paro y un puñado de diputados (del grupo de Kosiner), que iba a dar quórum, no lo otorgó.

Pero hoy será otra historia, y con final abierto. Un paro general de la CGT es siempre un golpe de nocaut para muchas actividades en la Argentina. Incluso para quienes tengan o no simpatía con la medida, casi todo se detiene. En ese marco, ¿qué hará el personal legislativo, que garantiza operatividad del Congreso, en especial en ocasión de sesión?

máxima Tensión. La sesión del jueves fracasó en medio de gritos, empujones e insultos dentro del recinto.

Fuente: La Capital

Diario Primicia

Redacción

Te puede interesar