Tensión y violencia en Rio de Janeiro

Deportes 13 de diciembre de 2017 Por
Mientras el plantel se entrenaba, hubo lío en la puerta del hotel: torcedores del Fla tiraron fuegos artificiales, se agarraron con la gente de seguridad y los hinchas del Rojo se tuvieron que meter en el lobby.
B1KJSxAbM_660x385__1

Ambiente caldeado... Previo a la gran final de vuelta que protagonizarán Flamengo e Independiente en el Maracaná, la violencia se hizo presente. Durante la noche, tanto en el hotel donde se alojan los de Holan como en las playas de Copacabana, los hinchas del Flamengo cruzaron a los del Rojo y desataron varios hechos repudiables, que continuaron durante toda la noche.

Los hechos ocurrieron en Río de Janeiro, donde Independiente quiere ser campeón este miércoles desde las 20.45 en el Maracaná. Mientras el equipo practicaba en la cancha del Botafogo, se armó en la puerta del hotel Hilton. Torcedores del Flamengo comenzaron a tirar bombas de estruendo, tiraron vallas y hasta hubo algún cruce con los del Rojo. Los argentinos, para evitar seguir con los enfrentamientos, se metieron enseguida en el lobby.

Los inconvenientes comenzaron a las 22, cuando un centenar de hinchas se acercó a la concentración y tuvo un cruce con algunos simpatizantes del Rojo que se hospedan en el hotel. Mientras tanto, el plantel se entrenaba en la cancha de Botafogo a puertas cerradas. De repente, eran más de 500 los torcedores en las cercanías. Los mismos utilizaron muchísimas bombas de estruendo y hasta se burlaron del descenso de Independiente en 2013 con una persona disfrazada de fantasma y un dron que llevaba la B. Pero más allá de las chicanas, en la madrugada, en un número reducido, detonaron pirotecnia sin parar.

Al mismo tiempo, a más de 20 kilómetros de Tijuca, en las playas de Copacabana y sus alrededores, se vivió un caos. La hostilidad de una porción del público local fue marcada hacia los grupos de hinchas argentinos. Golpes, piedrazos y corridas marcaron una noche desoladora en pleno Río de Janeiro. En las redes sociales, algunas personas denunciaron robos en la calle. Y también hubo conflictos en algunos hoteles. A los propios periodistas brasileros los sorprendió el accionar, ya que no le encuentran justificación. "Nunca vi cosa igual", explicó un reportero. Más allá de que en los días previos habían existido amenazadas en Twitter, debido a un gesto racista de un hincha de Independiente en Avellaneda hacia la gente del Mengao.

Estos sucesos generan preocupación de cara a la final de esta noche en el Maracaná, más allá que la Conmebol haya repudiado los hechos: "Se condena todos los actos de violencia registrados e insta a todos los hinchas de los clubes que disputarán la final de la CONMEBOL Sudamericana a vivir la fiesta del fútbol en paz y con respeto y lealtad hacia el rival". Además el organismo prepara una investigación para sancionar al club carioca en las próximas semanas. Independiente también se movió y ya envió una notificación oficial pidiéndole a la Confederación las merecidas sanciones.

En principio, se anunció que habrá 280 policías en el interior del estadio. Pero el problema es ahora y se precisa cooperación de diferentes sectores para garantizar la seguridad de la gente.



Fuente: Diario Olé

Diario Primicia

Redacción

Te puede interesar