De no creer: ¿Una vaca tuvo parto quíntuple?

Nacional 30 de noviembre Por
No hay registros de alumbramiento similar en la región. Sucedió en la madrugada del martes y solo dos crías sobrevivieron. Uno de los propietarios sostuvo que “seguro ahora serán los más mimados”
p17-f1-Pascanas

“Demandan un cuidado especial, porque le faltaban tres semanas de gestación en el vientre de su madre”, dijo Ariel Salera, uno de los propietarios del establecimiento Santa Ana, donde una vaca tuvo quintillizos.

El productor contó a un cronista de EL DIARIO que hay unas diez vacas en condición por parir y el cuidador dio con ese cuadro en la madrugada del martes, por lo que sucedió por la noche y sin que tuviera asistencia.

“Nacieron cinco, pero solo dos lograron sobrevivir”, lamentó. De todas maneras, indicó que “el veterinario chequeó y no hay dudas que fueron paridos todos por la misma madre”, confió Salera. En el mismo sentido, explicó que “a la vista se notaba que son todos de la misma madre”, una Holando Argentino.

Respecto a los justificativos de este desenlace, recibió de parte del médico veterinario algunos argumentos que dan cuenta de que “los terneros en los últimos días crecen mucho y al ser cinco no se pudo sostener, y sin asistencia, porque fue prematuro, no pudo ser…”.

Además contó que “pesan 20 kilogramos cada uno, contra 40 o 45 en los casos de nuestro campo, donde las vacas son grandes”.

Sobre alguna “explicación técnica, no hay ninguna”, dijo, en tanto señaló que “cuando se incentiva con drogas (hormonas), puede darse, pero al tratarse de servicios normales, ya que revisamos los registros que llevamos y no hay, debemos decir que se trata de un celo natural, no inducido. Si es una inseminación artificial, pero simple”.

“Nadie sabe de casos similares en la región, incluso en la provincia. No se conoce. Por eso difundimos la información y atendimos los llamados, que fueron muchos”, indicó Salera.

 

La madre de los cinco terneros contempla sus crías. Solo dos sobrevivieron

Tres hermanos

El establecimiento Santa Ana “es una empresa familiar iniciada por nuestro padre. Somos tres hermanos. Junto a Jorge y Juan Carlos, y tenemos cinco hijos en total que de seguro sostendrán este emprendimiento”, afirmó Ariel. Respecto a si continuaban viviendo en el campo, explicó que “hasta hace dos meses, resistí. Pero ya el año pasado se dieron muchos hechos violentos de robos, y a pesar de que están además los puesteros, no pudimos aguantar más”. Incluso recordó que “el año pasado estuvimos aislados un mes, por el desborde del arroyo El Chato, el mismo que en 2015 inundó Idiazábal. Hoy la provincia está haciendo obras importantes en la canalización, que esperemos den resultado”.

De todas maneras, Salera aseguró que “los tres hermanos” van todos los días al campo, menos los domingos, a menos que haya cosecha, y que a veces también se suma el grupo familiar todo.

“Nuestros padres empezaron con muy poco, hace 45 años”, narró Ariel Salera, en tanto “por mucho tiempo fue el tambo más grande de la zona, con 8.000 litros diarios, a veces tuvimos más de 10 mil, y el alto promedio de 30,5 litros diarios por vaca (cuando la media se ubica en los 20 litros)”, apuntó.

Sobre los dos terneros que sobrevivieron al quíntuple alumbramiento vacuno, abonó que “demandarán un cuidado especial, porque les faltaban tres semanas de gestación. Seguro van a ser los mimados por el guachero y criador”, dijo sobre Daniel Miranda, quien también compartió y difundió el novedoso nacimiento.

 

“Al tambo se destinan 75 hectáreas, de una extensión de 700, dedicadas a la cría y a la agricultura. Se ubica entre Pascanas y Laborde, al norte de la ruta provincial 11 y cerca de La Remonta, las tierras del Ejército Nacional que están puestas a remate (la primera parte fue el 9 de noviembre y tendrá continuidad el 7 de diciembre en la Sociedad Rural de Bell Ville)”.

Fuente: El Diario

Diario Primicia

Redacción

Te puede interesar