El peor "regalo" para Pedro

Provincial 28 de noviembre Por
Había festejado sus 80 años junto a sus seres queridos. Pero al regreso encontró su casa desvalijada.
196785_1

Todo había sido planeado para pasar un gran día. El motivo era más que justificado. Festejar los 80 años de Pedro (Pachi, para sus íntimos). Sin embargo, todo terminó en una gran decepción.


Como todos los días, la jornada comenzó temprano para Pedro y su esposa Sonia, quienes compartieron el desayuno. Luego, poco antes del mediodía, se alistaron para asistir al festejo que sus hijos y sus nietos habían preparado en una casaquinta de Sauce Viejo.


Eran cerca de las 11 del sábado, cuando los esposos salieron de su casa ubicada en Güemes al 3000, esto es, en el corazón de barrio Candioti, a bordo de su vehículo particular. 


Pero antes de poner rumbo a Sauce Viejo, Pedro se acercó hasta el domicilio de un familiar para darle un mensaje. Cumplido este trámite volvió a pasar por su domicilio y fue entonces cuando se topó con el primer indicio de lo que estaba por suceder.


Frente a la puerta de su casa había dos jóvenes. El hombre detuvo su automóvil y les preguntó si necesitaban algo. “Estamos buscando la casa de un muchacho que pone música”, fue la respuesta de los desconocidos.


Tras un breve diálogo los esposos partieron.


Regreso y sorpresa


La celebración con sus seres queridos se prolongó hasta las últimas horas de la tarde, momento en el cual Pedro y Sonia emprendieron el regreso.


Ni bien llegaron a su casa, fue Sonia la que advirtió una situación anormal. La mujer no podía abrir la puerta del garaje. Algo le impedía introducir la llave en la cerradura. Mientras, Pedro esperaba a bordo de su auto.
Poco después, un vecino que se acercó para ayudar fue quien descubrió que la puerta del garaje no se abría porque estaba violentada. 


Cuando los esposos ingresaron a su vivienda, lo que vieron fue aterrador. Todo estaba en completo desorden, en especial los dormitorios.


“Buscaban plata”


Quienes habían estado en la propiedad requisaron con gran violencia los mobiliarios, tiraron cajones y hasta removieron el colchón de la cama matrimonial.


Semejante faena les significó a los intrusos hacerse de un arma de fuego; una computadora; una cámara fotográfica y algunas alhajas que son recuerdos de familia. Los ladrones salieron por la puerta del garaje y fugaron. 


El arma de fuego es una carabina con mira telescópica “que yo usaba cuando iba a cazar a Corrientes”, recordó hoy el dueño de casa en diálogo con El Litoral. “Sospecho que hicieron tanto desorden porque buscaban plata”, agregó.

 

* “En este barrio, siempre están pasando cosas. Uno se entera de que le robaron a uno o que le entraron a otro. La verdad es que esto no se explica, porque estamos a pocas cuadras de la seccional 3ª. Sin embargo los hechos delictivos ocurren. Hace poco revolcaron a una mujer en plena calle para robarle la cartera. Estamos preocupados”, culminó.

Fuente: El Litoral

Diario Primicia

Redacción

Te puede interesar