Imputaron a un joven músico por un crimen

Sucesos 24 de noviembre Por
Tiene 25 años y es su primer antecedente.
0022128204

Un músico quedó acusado de apuñalar y causarle la muerte a un malabarista en plena avenida Un joven de 25 años quedó en prisión preventiva sin plazo acusado del homicidio simple de un malabarista callejero, el que luego de ser atacado con un arma blanca en medio de una reyerta ocurrida el 25 de octubre en avenida Pellegrini y Alem, finalmente murió el 7 de noviembre pasado tras agonizar casi dos semanas. Nada había trascendido del extremo hecho de violencia, menos de la muerte de la víctima, hasta que el agresor se entregó el martes voluntariamente en la Fiscalía de Homicidios.

El caso que se ventiló ayer en Tribunales no tuvo la trascendencia pública ni mediática a pesar de lo grave de sus consecuencias. Ocurrió el 25 de octubre pasado a las 3.30 de la madrugada en el tradicional paseo de avenida Pellegrini y calle Alem, a cuatro cuadras del parque Urquiza.

Allí, un grupo de jóvenes que habitualmente toma ese espacio como parada para desplegar su arte callejero (músicos y malabaristas, entre otros), se trenzó en una áspera pelea sin una motivación clara pero que estaría relacionada a una vieja rivalidad y que habría estado potenciada por la ingesta de alcohol.

Como resultado del violento incidente resultó gravemente herido Nazareno Pietro, un joven malabarista de 29 años que quedó tendido en la vía pública con una herida cortante en el abdomen. En esas condiciones fue hallado por personal policial que de inmediato gestionó su traslado al Hospital Provincial, ubicado a sólo 300 metros de allí.

Sin embargo, en ese primer momento no se pudieron obtener datos o evidencias que pudieran echar algo de claridad sobre la mecánica o circunstancias de la agresión, aunque el caso quedó bajo investigación de la Unidad de Flagrancia del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Una primera versión indicó que Pietro caminaba por la zona cuando fue atacado con fines de robo por dos personas que luego se dieron a la fuga, pero esa hipótesis se desvaneció rápidamente. El artista urbano agonizó en el hospital, donde después de trece días falleció el 7 de noviembre por el agravamiento del cuadro que se originó con la herida de arma blanca.

Un testigo

El caso pasó a ser investigado entonces por el fiscal Florentino Malaponte, de la unidad de Homicidios Dolosos del MPA. El relato de un testigo presencial habría sido determinante para encaminar la pesquisa. Esa persona dio algunas referencias del atacante, cuyo domicilio ordenó allanar el fiscal, pero la medida dio resultado negativo.

Finalmente el pasado martes el joven, paradógicamente también de nombre Nazareno C., se presentó voluntariamente con dos abogados particulares en la sede de Fiscalía, donde se ordenó su detención. Ayer fue trasladado a Tribunales para ser sometido a audiencia imputativa.

Luego de dar su identidad y presentarse como una persona instruida, de profesión músico y de condición civil soltero, el juez Héctor Núñez Cartelle le cedió la palabra al fiscal Malaponte para que expusiera la imputación.

El funcionario narró el hecho y describió las evidencias. Luego le adjudicó al imputado el delito de homicidio simple en calidad de autor y solicitó la prisión preventiva por el plazo que establece la ley. El juez le dio la oportunidad de hablar al acusado Nazareno C., pero el joven optó por abstenerse.

Planteo defensivo

En cambio sus defensores hablaron por él. Los abogados Federico Laurito y Juan Pablo Audisio cuestionaron la calificación legal y el nexo de causalidad entre la acción y la muerte, y pidieron que se pruebe la verdadera causa del deceso. Según los profesionales, su defendido era ajeno al grupo al que fue invitado por un amigo, pero terminó involucrado en el incidente tras una serie de reproches que la víctima le hizo por cuestiones que se investigan.

Luego los defensores rechazaron el pedido de prisión preventiva solicitado por la Fiscalía y sugirieron como alternativa la obligación de su cliente de someterse al cuidado de su familia, con prohibición de acercamiento con familiares de la víctima y los testigos. Además ofrecieron una caución de 30.000 pesos. O que subsidiariamente se autorice la detención domiciliaria.

Finalmente el juez Núñez Cartelle hizo lugar al encuadre legal y la calificación del hecho propuesto por la Fiscalía y dictó la prisión preventiva de Nazareno C. por el plazo máximo de ley (dos años) con posibilidad de revisar la medida a los seis meses.

Fuente: La Capital

Diario Primicia

Redacción

Te puede interesar