Quiso vender un riñón: ¿Cual era su objetivo?

Sucesos 14 de noviembre Por
El campeón argentino de taekwondo, Maximiliano Javier Almandoz, admitió que posteó la oferta en Facebook por desesperación. Una historia de tropiezos económicos y las ganas de cumplir el sueño de la adolescente fueron los disparadores
18244239_xl

Un hombre puso en venta uno de sus riñones en su cuenta en Facebook. Se trata del campeón argentino Maximiliano Javier Almandoz, que tiene dos medallas de oro en taekwondo, quien confió que por desesperación intentó conseguir dinero para afrontar el gasto que conlleva una fiesta de 15 años para su hija. Tras informase y conocer que se trata de un acto ilegal, recibir varios comentarios críticos y el apoyo de su familia, aseguró que fue sólo un impulso ante la imposibilidad de costear el sueño de la niña.

Almadoz, quien vive en González Catán, confirmó en contacto con el programa Radiópolis de Radio 2 que hace unos 6 meses atrás puso a la venta uno de sus riñones a través de su perfil en Facebook. “Sabía que era una locura pero pensé que quizás a alguien le podía servir mi riñón, no sabía que no se podía, que había un protocolo y que iba a caer mal a muchos. Me atacaron por lo que hice pero no fue con intención, quería cumplir con el sueño de mi hija”, expresó.

Según compartió, sufrió un revés económico que le impidió reunir el dinero para festejarle el cumpleaños a su hija en un salón de fiestas. Tenía un supermercado que debió cerrar ante la imposibilidad de mantener el pago del alquiler y decidió mudar el negocio a su propia casa. La imposibilidad de concretar el sueño de la niña se desesperó y de manera impulsiva, decidió vender el órgano. "Si salva una vida y puede darle el festejo a mi hija, era un negocio redondo", es lo que pensó.

Javier aseguró que su hija jamás le pidió nada pero que la presión era propia: quería darle a la chica una fiesta con amigos a lo “grande”. Sin embargo, después de la experiencia que tuvo con su posteo –mucha gente le brindó ayuda, le ofrecieron dinero e incluso una señora le propuso hacerle los souvenirs a la niña–se dio cuenta que podía regalarle una celebración más modesta pero muy amorosa.

Almandoz tiene dos medallas de oro en taekwondo pero es desconocido. Tras el cierre del super, abrió un almacén en su vivienda y se empleó como mozo en un predio de la Sociedad Rural Argentina. Aunque asegura que trabaja 17 horas al día, no puede reunir suficiente dinero para llegar a fin de mes, menos para pagar una fiesta de 15.

Fuente: Rosario3

Diario Primicia

Redacción

Te puede interesar