Se hartó de entrenar y cambió radicalmente su cuerpo

Mundo 17 de octubre Por
Jolene Jones tiene 26 años y era una “chica fit”, su vida pasaba por una dieta estricta y rigurosas rutinas de ejercicios, incluso participaba de competencias de culturismo hasta que un día se cansó. “La felicidad no pueden ser medidas por el peso que puedas levantar o lo que diga la balanza”, reflexionó
187123_interes-general

Jolene Jones es una joven estadounidense que hasta hace muy poco era una “chica fit”. Buena parte de su vida pasaba por el gimnasio, incluso participaba de competencias de culturismo hasta que un día se hartó de las dietas estrictas y las rigurosas rutinas de entrenamiento y decidió cambiar radicalmente su vida y su cuerpo.

Historias del antes y el después abundan, pero no como éstas. Generalmente son personas que lograron adelgazar mucho y definir la silueta. No es lo que sucedió con Jolene.

Oriunda de Kalispell, en Montana (Estados Unidos), decidió dejar atrás la competencia, abandonar el mundo del culturismo tras cuatro años, cuando su entrenador le dijo –ya con un físico moldeado– que necesitaba perder otros 13 kilos. "Pasé de estar controlando mi rutina y el peso para disfrutar de una vida social", contó a través de su cuenta de Instagram. En lugar de perder esos 13 kilos pasó a aumentar once con el nuevo modo de vida, según publicó Infobae.

“De fisicoculturista a 'amante del cuerpo'. Esta no es la típica foto de transformación. Pasé de estar controlada por mi riguroso régimen de gimnasio, de pesar el pollo y de llevar shakes proteícos en mi cartera a disfrutar plenamente de la vida social. Algunos podrán decir que `me dejé estar´ pero no le pueden poner precio a la felicidad. A esto llamo encontrarme y darme cuenta que puedo tener más de una pasión en la vida, ya sea escalar o disfrutar de unas cervezas con amigos. Los abdominales marcados no me hacía. Nada era suficiente. Hoy hice rafting con amigos y disfruté de comida que a mi vieja yo le hubiera encantado comer pero no se hubiera atrevido ni a tocar. Tu cuerpo es LITERALMENTE lo único que te carga en esta vida. Tu valor y tu dicha no se mide en cuánto peso podés levantar o cuánto dice la balanza. Mi valor la miden aquellos de los que me rodeo con una sonrisa en mi rostro”, escribió Jolene junto a una imagen en la que se la ve en pose, muy tonificada y con el clásico bronceado del físicoculturista y otra, algo más pálida y relajada.

Body builder to body lover. This isn't your typical transformation photo. I went from being controlled by my grueling gym regimen and weighing chicken and having protein shakes in my purse to fully enjoying a social life. Some people might say this is "letting yourself go" but you can't put a price tag on happiness. I call this finding myself and realizing I can have more than one passion in life, whether it's hiking up in Glacier Park or enjoying beers with friends. A six pack didn't make me happy. I was never enough and always needing to improve. Today I went rafting with friends and enjoyed food the old me would have drooled over and wouldn't have dared to touch. Your body is quite LITERALLY the only thing that gets you through this life, your worth and joy isn't weighed by what you can lift or what the scale says. My worth is weighed by those I surround myself with and the smile on my face. 💕 #bodylover #bodybuilder #balance #happiness #happyiskey #fitfam #formercompetitor #glaciernationalpark #gnp #middlefork #proteinislifebro #transformation #throwbackthursday #instafit #ilovepizza #montanawomen #montana

Una publicación compartida de Jolene Jones (@joleeeenin) el


 


 

Diario Primicia

Redacción

Te puede interesar