Imputan a un policía que asaltó y le gatilló a una embarazada

Provincial 02 de octubre Por
La víctima, de 26 años, también es miembro de la fuerza de seguridad. El sospechoso fue retenido por vecinos, entre ellos otro efectivo policial.
0021660825

Un policía de Seguridad Vial de 30 años fue imputado el sábado como sospechoso de asaltar y gatillarle a una mujer embarazada, también agente de la fuerza que presta servicio en la Policía Comunitaria. Según fuentes allegadas al caso, pese a que ambos son policías, el acusado no conocía a la víctima. El violento episodio ocurrió el jueves al mediodía en la ciudad de Santa Fe y, según la denuncia, el sospechoso le gatilló dos veces a la víctima en el vientre y luego fue apresado por un tercer policía, vecino de la zona que estaba franco de servicio.

Fuentes judiciales lo identificaron sólo por sus iniciales R.A.H., a quien el fiscal Gonzalo Iglesias le atribuyó los delitos de tentativa de homicidio y tentativa de robo, ambos doblemente calificados y en concurso real. Según fuentes del Ministerio Público de la Acusación (MPA), para hoy se prevé la audiencia de medidas cautelares en la que se solicitará la prisión preventiva para el acusado.

Al mediodía

La investigación se inició a partir de la denuncia una mujer de 26 años que presta servicio en la Policía Comunitaria aunque está con licencia prenatal a raíz de su avanzado embarazo de ocho meses. Según relató, minutos antes de las 13.30 del jueves fue abordada por un ladrón —el policía estaba vestido de civil— en inmediaciones de Perú y Cochabamba, en el barrio Barranquitas de Santa Fe.

"La agente policial —narró el fiscal en la audiencia imputativa— contó que caminaba por Perú cuando R.A.H. la amenazó con su arma reglamentaria y le ordenó que le diera dinero que supuestamente había sacado de un cajero automático. La mujer se negó porque no tenía efectivo, lo que motivó que el imputado le gatillara dos veces en el vientre con el objetivo de quitarle la vida por ver frustrado su objetivo de robarle". Iglesias añadió que, como los disparos no se concretaron, el asaltante "golpeó en la nunca a la mujer con el arma de fuego y escapó del lugar".

"La agarró del brazo y le puso el revólver en la panza: la tenía con que había ido al cajero y por eso le exigía constantemente que le entregara la plata y así le dio un culatazo en la nuca", contó días atrás en declaraciones radiales la madre de la víctima.

Sorpresa

Mientras la víctima, presa de una crisis de nervios, era trasladada a un hospital el agresor fue detenido muy cerca. Los primeros en retenerlo fueron vecinos entre quienes estaba un policía franco de servicio. Grande fue la sorpresa cuando confirmaron que el ladrón era un suboficial en actividad que prestaba servicio en la Policía de Seguridad Vial desde hace tres años y medio.

Finalmente, el fiscal agregó que la pericia a la pistola nueve milímetros incautada en poder del sospechoso confirmó que se trata del arma reglamentaria de la policía provincial, que tenía siete cartuchos completos en su cargador.

Fuente: La Capital

Diario Primicia

Redacción

Te puede interesar